Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La delgada línea roja   -   Sección:   Opinión

Los Santos Inocentes

Antonio Pérez Omister
Antonio Pérez Omister
@esapo1
jueves, 30 de diciembre de 2010, 07:41 h (CET)
Tal vez, por celebrarse la festividad de los Santos Inocentes, la actualidad viene preñada de siniestras “inocentadas”. Para empezar, las familias verán con el nuevo año cómo las cuotas mensuales de las hipotecas, o los precios de los servicios básicos como los de la luz y el gas, aumentan por encima del IPC.

Siguiendo en la misma tónica de la broma soez y sin maldita la gracia, a los que todavía conservan su empleo les congelarán los sueldos, a los jubilados les congelarán las pensiones y a otros les quitarán algunas ayudas como el “cheque-bebe” o los 426 euros que cobraban algunos de los muchos parados de larga duración en concepto de paupérrimo subsidio. Una ridícula limosna que no alcanza siquiera para cubrir las necesidades elementales de una familia compuesta por tres miembros.

El incremento del precio de la luz rondará el 10%. Desde 2006, este servicio básico ha subido un 44%, según algunas organizaciones de consumidores. Con todo, el gobierno socialista anunció el jueves la promulgación de una ley con la que reducirá el coste del sistema eléctrico. Paradójicamente, con ello subirá todavía más el precio de la luz, por lo que, muy posiblemente, al terminar el año el aumento del recibo de la electricidad quede por encima del 10% previsto inicialmente. ¿Se acuerdan de aquellas falaces promesas asegurando que cuando se privatizase el sector eléctrico, los consumidores disfrutaríamos de precios más competitivos y mejores servicios? ¡Todo fue una gran mentira!

El gas ha subido este año otro 10% y la bombona de butano cuesta ya 12,80 euros (¡2.130 pesetas!), después de tres subidas consecutivas, registradas en este año 2010 que ya agoniza.

Dado que la cotización del barril de Brent está subiendo, el precio de la gasolina alcanzó los 1,20 euros (200 pesetas) en diciembre, y se prevé que en 2011 seguirá subiendo. En 1973, en el momento álgido de la primera crisis del petróleo, el Gobierno español de entonces recortó el tramo de impuestos indirectos que grava a los carburantes para absorber la subida del crudo. De ahí que, en España, el impacto de dicha crisis fuese mucho menos dramático que en otros países europeos, especialmente los del Mercado Común, contubernio del que aún no formábamos parte, y del que nunca debimos formarla.
Actualmente, aunque el gobierno socialista quisiese rebajar el tramo de impuestos, Bruselas no se lo permitiría. La triste y descorazonadora realidad es que estos fantoches que supuestamente nos representan, no pintan nada en ninguna parte, y su razón de ser es meramente “decorativa”. Nuestra política exterior se reduce a ejercer de mamporreros y odaliscas del tirano de Rabat.

Además de las subidas apuntadas, el euribor está en una tendencia alcista y, si el año que viene el Banco Central Europeo se plantea subir los tipos de interés, afectará y mucho a nuestras hipotecas. Se calcula que éstas subirán unos 250 euros al año y que, en consecuencia, la venta de viviendas, que ya ha caído un 24%, seguirá desplomándose. En cuanto a la construcción de nuevas viviendas, las previsiones son mucho más aciagas y deprimentes.

También los transportes públicos subirán, como no podía ser de otra manera. Renfe aumentará un 6,28% el precio de los billetes de todos sus trenes de cercanías, y un 4% el de los de largo recorrido, incluido el AVE.

Ante tan desolador panorama, cabría preguntarse qué va a pasar con los salarios. El 60% de los españoles que aún conservan su empleo, es plenamente consciente de que en 2011 no les van a subir el sueldo. Por otra parte, los sindicatos han denunciado que el gobierno socialista quiere subir el salario mínimo interprofesional sólo un insignificante 1%, con lo que rozaría los 640 euros al mes. Un salario de miseria que ya era “justito” en 1985, cuando España ingresó en el pútrido Mercado Común, ahora reconvertido en la fétida Unión Europea, y que, por lo visto, sigue sin ser asumible por unos empresarios españoles que siguen importando, como los antiguos negreros, mano de obra extranjera a la que puedan pagar salarios muy por debajo de esos 640 euros.

No sólo no hemos avanzado, sino que hemos retrocedido en el tiempo. Muy pronto podremos decir con “orgullo” que ya vivimos mejor que nuestros abuelos, pero peor que nuestros padres. Con lo cual, lograremos situar de nuevo a España en la época de aquellos desheredados campesinos magistralmente retratados por Miguel Delibes en su novela “Los Santos Inocentes”, y por Mario Camus en su excelente película homónima.

Las pensiones mínimas y las no contributivas sólo se incrementarán otro 1% en 2011. El resto, quedarán congeladas, a pesar de la blandengue oposición del Pacto de Toledo y del siempre melifluo PP. Con la “glaciación” de las pensiones se pone fin a 25 años de subidas garantizadas por ley. Otro paso más hacia atrás a través de ese tétrico y mefítico túnel del tiempo. Un pozo sin fondo en el que nos ha sumido el gobierno buenista de un mediocre y anodino zapatero remendón. Ese siniestro guiñol de luciferinas cejas arqueadas; el charlatán del buen talante; el bufón de vacua verborrea y de las venéreas alianzas de sifilizaciones, entre otras majaderías. ¡Tomad talante!, ¡talante por detrás y por delante!
Ya ha subido el IVA, pero podría volver a hacerlo. “En Europa está, de media, en el 20%. Aún hay margen para subirlo”, dicen los papagayos del desgobierno socialista. Pero de subir los salarios ni media palabra.

Además, si nada lo impide, se hará efectiva una decisión “personal” de Zapatero para subir los impuestos a los que ganan más de 120.000 euros. Por supuesto, la casta política queda excluida y no se verá afectada por esta medida. Ellos seguirán con sus inmerecidos sueldazos, confortablemente instalados en sus despachos oficiales, y disfrutando del coche oficial.

A pesar de todas estas barrabasadas perpetradas por Zapatero y sus secuaces hermafroditas, algunos analistas políticos barruntan que este sujeto podría volver a presentarse a la reelección en 2012, y, lo que es aún peor: ¡podría volver a ganar!

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris