Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Obras públicas

Rafael del Barco (Barcelona)
Redacción
martes, 28 de diciembre de 2010, 15:46 h (CET)
La semana pasada se levantó el secreto del sumario sobre las obras del Dique Este del Puerto de Barcelona. Los hechos se remontan al 5 de septiembre de 2001, cuando la Autoridad Portuaria de Barcelona adjudicó a la Unión Temporal de Empresas (UTE) Dique Este, formada por FCC, Construcciones Rubau, Ferrovial-Agroman y Copisa, el proyecto de ampliación del dique. Se licitó por más de 165 millones de euros, 83 financiados por fondos de cohesión europeos, y dos años después ampliado a 197 millones de euros.

Según la denuncia de Fiscalía, presentada en junio del 2010 y admitida a trámite el 20 de julio por el Juzgado de Instrucción n. 5 de Barcelona, el fiscal sospecha que nunca existieron 850.000 toneladas de piedra (7.400.000 €) suministradas por el subcontratista Coterras a la UTE de un total de 11,6 millones de toneladas. Según fiscalía la trama podría haber cometido un delito de malversación de caudales públicos ya que la UTE facturó a la Autoridad Portuaria hasta 11 millones de euros por esa piedra presuntamente inexistente. Como referencia; a 25 toneladas por camión !35.000 camiones!

Añade la noticia que además de la denuncia penal, la Autoridad Portuaria de Barcelona (APB) presentó en septiembre una demanda civil contra la UTE por un presunto fraude de 40,7 millones de euros en las obras de prolongación del dique Este del Puerto.

Si tres casualidades forman una prueba, no es difícil concluir por los casos citados en el título que en general las obras públicas en Cataluña, no es que padezcan una mordida de unas toneladas de más o menos piedra, son un nido de total Corrupción. Parecen casos diferentes y aislados, y así se muestra en sus sumarios, pero yo añadiría que más que preguntar e investigar y detener a subcontratistas o gerentes de las grandes constructoras se debería investigar en el Colegio de Ingenieros de Caminos Canales y Puertos, al que pertenecen los componentes de uno de esos selectos cuerpos del Estado que merece, al igual que los controladores aéreos, un recorte de sus privilegios, o sea, de su porcentaje en los proyectos y certificación de las obras.

Ayer apenas leída la noticia sobre el Puerto de Barcelona, lugar preferente en mi Gran Corrupción, y al que le tengo predilección porque forma parte de mis desgracias a través de Carlos Güell de Sentmenat (condecorado prohombre barcelonés), un mail me felicita por el escrito sobre Felip Puig, ingeniero de caminos canales y puertos, a la par que me recuerda el Caso Carmelo, y varios más, o con malicia, que Álvarez Cascos pertenece al mismo “sindicato”.

Si los apuntes de Millet nos hablan de la Línea 9 del Metro y la Ciudad de la Justicia, con las mismas y otras grandes constructoras que en el Puerto, y el Caso Pretoria incluye obras públicas en Hospitalet y varios municipios barceloneses, señalar a Felip Puig (consellé de obras públicas entre el 2000-2003) es de pura lógica, por acción u omisión. Por acción debería ser procesado, y por omisión (o no enterarse de nada) como mínimo, no ser de nuevo nombrado consejero.

Para ampliar la visión sobre el puerto, del que añado unas fotografías con vallas recordando hasta el alzheimer de Pascual Maragall (que como publicidad no entiendo y menos si allí construyen una sede para esa Fundación, ver en imágenes de www.lagrancorrupcion.blogspot.com) cito la noticia del 28-6-10: “Cae el ‘virrey’ del Puerto de Barcelona por un alijo de cientos de kilos de droga”. El virrey Mestre, condecorado por Montilla, y detenido por agentes venidos desde Madrid, al igual que el actual latrocinio descubierto por la Agencia Tributaria.

El gran debate sobre la Crisis, que estos días en los discursos de investidura reclamaban los progres de izquierda, debería convertirse en sobre la Gran Corrupción. Un debate investigando, además de cuanto se ha robado a la Comunidad Europea a través de las grandes obras públicas, el cuanto deberían devolver todos los integrantes activos y pasivos enriquecidos en negro.

En fin, nuestros políticos de cabecera adoran tanto a Cataluña… ¡tanto… que se comen hasta sus piedras!

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris