Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Navidad 2010

Josefa Romo (Valladolid)
Redacción
martes, 28 de diciembre de 2010, 15:35 h (CET)
La Nochebuena y la Navidad son nuestras fiestas más entrañables, tan populares que en el mudo occidental se celebran en todas partes. ¿ Y cómo las celebramos? Con todo lujo de detalles: luces, dulces, cantos, música, rezos, reunión familiar, etc. Asombra ese misterio de amor del Niño Dios, que abraza el sufrimiento humano, santificando así las realidades de pobreza y de dolor que muchos hombres atraviesan. Su amor puro, despierta el nuestro.

La antevíspera de Nochebuena, una compañera me felicitó deseándome “feliz año”, y una antigua alumna me deseó, por la calle, “unos buenos días”. Yo invitaría, a cada cristiano, a confesar su fe de palabra y de obra, que si parecemos lo que somos, es señal de autenticidad y Dios no se avergonzará de nosotros. Un buen detalle de Navidad puede ser bendecir la mesa. Monseñor Munilla ofrece esta propuesta: “Bendice, Señor, en esta Noche Santa, esta mesa y a los que en torno a ella nos reunimos, así como a todos nuestros seres queridos y a los que echamos en falta: En esta noche en la que viniste a nosotros, sin encontrar posada donde alojarte, queremos abrirte las puertas de nuestro hogar y las de nuestros propios corazones para que entres y hagas tu morada en ellos. Da pan a los que tienen hambre, y hambre de Dios a los que tienen pan. Concédenos la gracia de reunirnos un día toda la familia en la mesa celestial. Amén”

Noticias relacionadas

Cuatro palabras que cambiaron el curso de la historia

¿También bebés?

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XVII)

¿Dónde está la responsabilidad personal de quienes controlan empresas, fundaciones y sociedades mediante testaferros?

Libertad de la Manada: ¿Juicio o venganza?

La venganza no busca reparación, es una mala respuesta a la emoción

Por un transporte ferroviario para todos, ¡ya!

La falta de accesibilidad impide a las personas con la movilidad reducida desarrollar su vida con autonomía

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris