Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Sabor a fracaso

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
martes, 28 de diciembre de 2010, 08:02 h (CET)
Cada vez estamos más convencidos que con Rajoy no llegaremos a ninguna parte. Recientemente se ha vuelto a activar la campaña: "¡Con Rajoy es Imposible!", porque entendemos que no se puede seguir perdiendo más tiempo.

El 'Vendeburras', Rodríguez Zapatero, no tiene más recorrido, de ahí que el Partido Socialista haya decidido que no se prodigue tanto el presidente ante la pérdida de imagen, credibilidad y confianza. Ya está bien de sangrar a España, engañar al contribuyente, mentir al mundo empresarial, acostarse con el terrorismo y alimentar al monstruo del sindicalismo de clase. Pero toda esta maldad no le saldrá gratis al presidente ni servirá para que la actual oposición llegue en alfombras de terciopelo a Moncloa.

Cada día recibe más ataques el jefe de la oposición, Mariano Rajoy. Esos proceden de distintos frentes y no son ‘disparos’ que se hacen porque sí, sino avisos lastimeros y encolerizados; porque se demuestra en el día a día que Rajoy no es lo que necesita España ni el resorte para salir de esta aguda crisis a la que nos ha llevado el socialismo de sainete y pandereta. Y precisamente porque los avisos no nacen de la mala fe, Rajoy debería pensar que a quien debería temer es a los amigos que le adulan y no a los ‘enemigos’ que le critican.

¿Por qué creen que el PSOE está tan conforme con Mariano Rajoy liderando el Partido Popular? Pues porque saben que no es enemigo y sí una garantía para poder superar las diferencias que ahora muestran los sondeos. La derecha que representa Rajoy, que no es la derecha de sentimiento y razón, no es más que la confusión de ideas, perspectivas e ilusiones. Mariano Rajoy cree que avanza hacia Moncloa, pero le sucede lo mismo que a quien visita un museo de pintura abstracta; decía Oscar Pin que “lo malo de la pintura abstracta es que hay que molestarse en leer el título de los cuadros”. Pues bien, Rajoy no está sabiendo leer el mensaje ni parece tener alcance del futuro más próximo.

Un proverbio dice: “si haces planes para dentro de un año, planta arroz. Si haces planes para diez años, planta árboles. Si haces planes para cien años, instruye al pueblo”. A lo que nosotros, referido a Mariano Rajoy, añadimos: “Si haces planes para dentro de unos meses, ocúpate solo de cazar el oso, trabaja, sacrifícate y reúne cuadros de trabajo que no se limiten a la lisonja y a la adulación”.

Rajoy ha fracaso dos veces de forma rotunda al frente del Partido Popular. España necesita un cambio, y lo necesita con urgencia, pero el panorama español no presenta a nadie con garantías de labrar la confianza que precisa el contribuyente, la seriedad que requiere el inversor y las garantías que anhela el empleador.

Posiblemente, Truman Capote, nos dé pie para entender a Mariano Rajoy, pero sólo respecto a que “todo fracaso es el condimento que da sabor al éxito”. En este caso un sabor dudoso y un éxito más dudoso aún. Al tiempo.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris