Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opiniones de un paisano   -   Sección:   Opinión

Fin de año negro

Mario López
Mario López
martes, 28 de diciembre de 2010, 07:56 h (CET)
Acabamos con el año 2010 antes de que él haya acabado con nosotros, y la cosa tiene mucho mérito. Es curioso, el año en el que se ha producido la mayor destrucción de derechos laborales en democracia, es, sin embargo, el Año de las Luces de nuestro deporte. Está claro que deporte y trabajo no caminan juntos; más bien, van con el paso cambiado. Los bancos y los especuladores han provocado una crisis económica desorbitada que ha dejado sin empleo a más de cuatro millones de trabajadores.

Muchos de estos trabajadores han tenido que vender sus pertenencias para poder hacer frente a sus deudas, y están a la espera de cobrar las nóminas que les dejaron pendientes sus últimos empleadores, sin poder acudir al Fondo de Garantía Salarial porque también carecen de la documentación requerida para ello; viven en un limbo de pesadilla, mientras que los causantes del desastre siguen disfrutando del mejor de los mundos. Se han ejecutado cientos de miles de hipotecas en las condiciones más injustas, sin que la pérdida de la casa conlleve la suspensión de la deuda.

El panorama para cientos de miles de familias españolas es absolutamente desolador. De momento el drama lo viven las familias puertas adentro, en la intimidad, sin que su frustración y amargura se traduzca en acciones violentas que comprometan la paz social de la que todavía disfrutamos. Ya se verá si en los próximos años se mantiene la calma o acaba destapándose la caja de los truenos. La previsible victoria electoral del PP en las próximas elecciones generales no va a suponer un cambio sustancial en el tratamiento de la crisis económica, ni una mejora apreciable en las condiciones laborales de los españoles; es posible, incluso, que aún se dé una vuelta de tuerca más.

Ya son cientos de miles los desempleados a los que el llamado Estado de derecho o sistema democrático ha abandonado a su suerte y el número irá creciendo progresivamente a medida que vayan dejando de percibir las prestaciones aquellos que aún las están cobrando. Los parados de larga duración, los mayores de cuarenta años, los jóvenes que se van incorporando por primera vez al mercado laboral, van a ir engrosando una bolsa insostenible de exclusión social. Y no va a haber gobierno que lo remedie, porque las directrices de la política económica provienen directamente del casino de Wall Street, que es donde juegan los especuladores al margen de cualquier actividad económica productiva.

Las consignas que se enviarán a los diferentes gobiernos dependerán de las eventualidades que se vayan produciendo en el casino, siempre con la mirada puesta en la banca, a cuyo rescate acudirán los ciudadanos cada vez que sean requeridos por sus gobiernos. El panorama es desolador y no hay razón para ser optimista. La política, que supuestamente nos habría de salvar de la ley de la selva, ha sido devorada por el rey de la jungla: el mercado. Me parece que este túnel, para al menos el 20% de nuestra población, no tiene salida. ¿Se acabará convirtiendo la exclusión social en un mal menor estructural? ¿Seremos capaces de aceptarlo sin que se nos caiga la cara de vergüenza? Pues nada, que viva el deporte y muera la decencia.

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris