Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tronera   -   Sección:   Opinión

Correoso alcalde

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 27 de diciembre de 2010, 08:39 h (CET)
Lo celebramos y lo celebraremos mientras tengamos fuerzas para hacerlo. Francisco Javier León de la Riva será el candidato a la alcaldía de Valladolid en las próximas elecciones municipales. Si bien es cierto que aún no se ha anunciado oficialmente, también es verdad que el Partido Popular necesita su tiempo para encontrar un candidato que reemplace al actual presidente de la Diputación Provincial, Ramiro Ruiz Medrano. La Diputación Provincial va a sufrir un gran vacío, como lo sufrirá el Ayuntamiento vallisoletano el día que Javier diga "hasta aquí hemos llegado".

La obra de León de la Riva ha sido ejemplar desde 1995. Se le podrá achacar su carácter y el hecho de ser demasiado directo, pero sólo es el reflejo de su valentía, de su arrojo, de su sinceridad y de su ilusión por la ciudad de Valladolid. A ello hay que unir el equipo que ha formado en todo momento; siempre fiel a Javier y dispuesto a trabajar lo que haga falta por cambiar la faz de la capital castellana. Algo de lo que no puede presumir ni siquiera el actual presidente de la Junta de Castilla y León: mientras León de la Riva elige los equipos en función de su preparación, Herrera Campo no tiene esas luces y lo hace en función de la maleabilidad de sus asesores y de la posibilidad de manejarlos; con lo que le toman el pelo en cuanto le conocen, así como se mofan de él y de sus ideas. ¿Alguien lo duda? Pues echen un vistazo a las Consejerías y a las direcciones generales. Pero ese tema lo trataremos otro día, cuando expliquemos el desprecio a la ciudadanía por parte de la dirección general de Infraestructuras, Equipamiento y Servicios de la Consejería de Educación, donde, según esa dirección general, "cuando se ostenta un cargo público, su titular deja de ser un ciudadano". Ahí es nada; ahora van y lo cascan.

Si alguien pensaba que la sinceridad de don Javier, a la hora de calificar a la ministra Pajín, fue un improperio y una clara pérdida de votos, se equivoca de extremo a extremo. No sólo actuó como bumerán sino que va a suponer una subida espectacular en el número de votos.

Javier León se limitó a decir en voz alta lo que muchos ciudadanos pensábamos en ese momento y no nos habíamos atrevido a expresar; incluso, la imagen que teníamos los ciudadanos de la ministra era aún peor de lo que expresó el actual alcalde vallisoletano.

Prueba de ello es que, ante el desprecio recibido por parte de la todavía ministra de Cultura, la ciudadanía se volcó con León de la Riva. Es más, algunas asociaciones vallisoletanas decidieron declarar a la ministra de Cultura, Angelita SINDEscargas, como "ciudadana no grata en Valladolid". Como ve, otro logro del leonés, José Luis Rodríguez 'Vendeburras'.

No parece difícil que León de la Riva vuelva a salir elegido como alcalde de Valladolid. Y no parece difícil por muchos motivos, aunque solo mencionaremos dos: en primer lugar, porque su labor está ahí, a la vista de toda la ciudadanía; nada tiene que ver el Valladolid actual con lo que era en 1995, una ciudad triste y gris, dada la dejadez y desidia del "Bola" (Tomás Rodríguez Bolaños). Y, en segundo lugar, porque el Partido Socialista en Valladolid no ofrece ninguna confianza a la ciudadanía; su candidato es un total desconocido y un 'besamanos' del zapaterismo más desprestigiado, además de ser menos conocido que la 'burra' de Mariano Rajoy.

El ínclito alcalde vallisoletano, Francisco Javier León de la Riva, con respecto a la preparación de las elecciones, ha optado por prestar toda la atención a las cosas que se hacen, en vez de hacerlo a las que se comprometen. De ahí que haya recalcado que "si se compara cómo son las cosas en Valladolid actualmente y cómo eran en 1995, cuando accedió por primera vez a la Alcaldía, se percibe una evolución que no han tenido muchas de las ciudades en las que ha gobernado el PSOE".

A la vista de la confianza que ha ido cosechando don Javier a lo largo de los años, hemos podido comprobar que no se queda en las palabras sino que llega hasta los hechos. Una y otra vez ha refrendado honradez con honradez, frente al socialismo vallisoletano que cosecha desconfianza tras desconfianza y mentira tras desilusión. León de la Riva nos hace recordar a H. de Balzac cuando decía que "la constancia es el fondo del acierto". Por el contrario, el socialismo vallisoletano nos recuerda a Georgias, porque "la palabra es un poderoso tirano, capaz de realizar los obras más divinas a pesar de ser el más simple e indivisible de los cuerpos".

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris