Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Música

Etiquetas:   Tócala otra vez   -   Sección:   Música

Enrique Iglesias es un enviado del cielo

Miguel Martorell
Redacción
jueves, 23 de diciembre de 2010, 18:16 h (CET)
El hijo pequeño de Julio Iglesias nunca será nuestro crooner latino como lo ha sido su padre, pero debería ser elevado a la categoría de totem fálico de la fertilidad y comercializado en todas las grandes superficies como tal.




Fotograma del videoclip.

Sin ambages. Sin rodeos. Enrique Iglesias tiene claro lo que quiere en cada uno de sus videoclips. Y como tiene dinero lo hace. Que hay que rodar en un lupanar. Se rueda. Y a quien no le guste que no mire.

Euphoria, título del último disco de Don Enrique -sí, merece tratamiento señorial- resume a la perfección el estado en el que se debía quedar el menda después de rodar algunos de los cortos semi-eróticos con los que nos ha obsequiado en el último año.

Pensábamos que oir cómo gritaban su nombre al empezar las canciones nos ponía. Pero es que no habíamos visto su último videoclip. El título ya es toda una declaración de intenciones: Tonight (I'm Fucking You). Di que sí, para qué disimular Enrique. Al turrón.

Evidentemente los vigilantes del mainstream anglosajón se han encargado de modificar el título y de pedirle que grabara otra versión más light sustituyendo 'fucking' por 'loving'. Como todo el mundo sabe son lo mismo. O una cosa lleva a la otra, en todo caso.

El videoclip puede provocar infartos en el Ministerio de Igualdad.

Enrique pasea con cara de intenso por una discoteca. Una chica muy mona -a ver si nos creemos que Enrique Miguel es tonto- se fija en él. Se acercan y sin decir palabra se van al baño. Pausa en la canción para los gemidos de ella: queda claro que es un latin lover.

Aparece Ludacris. Curioso que un negro sea lo que más glamour tiene en todo el videoclip. Rapea -porque en Estados Unidos si eres de color es obligatorio rapear en algún tema de pop chorra actual- acompañado por unas muchachas con las que nuestras madres no quisieran vernos, pero nuestros padres sí.

Cambio de escenario. Enrique sigue intenso, pero ahora en una mansión. Se repite la historia sin que tenga que poner esa sonrisa picarona que sólo él sabe poner cada vez que le toca grabar un videoclip: una rubia se levanta de la mesa de juego evidentemente inquieta por la presencia de Enrique y se lo lleva a un rincón.

Llega el nudo gordiano del vídeo (y van cuatro minutos): La morena de la discoteca descubre el pastel que tiene con la rubia. Los guionistas de esta perlita no saben cómo solucionar la situación. Enrique le pone cara de perrito pachón (la que tiene durante todo el vídeo). Aparece en una cama redonda en la que sólo hay mujeres semidesnudas con los ojos vendados. Estallamos en aplausos.

Creemos que ya lo hemos visto todo, pero entonces aparece de nuevo Enrique a bordo de un yate con pañuelo y sombrero de paja incluido. Sólo un iluso podría pensar que está solo. Efectivamente, sin pestañear (él nació para cantar, no para interpretar) Enrique ha convencido a la rubia y a la morena para que se vayan con él a ver el atardecer y lo que surja.

Cinco minutos de videoclip. De fondo creemos haber oído la canción. Como si esto fuera de hacer música. Nos da igual. Enrique Iglesias es nuestro dios. Falico.



Noticias relacionadas

El Coca-Cola Music Experience agota todas las entradas

En el WiZink Center de Madrid

Javier Rubial, Premio Nacional de Músicas Actuales 2017

Compositor, arreglista, guitarrista y cantante

Lady Gaga y su 'descanso' del mundo musical

Reconoce lamentarse de su estado de salud

Ricky Martin deslumbró en el MTV Gibraltar Calling

Doce canciones, 50% en inglés y español

Hospitalizado el cantante de Smash Mouth

Por problemas respiratorios
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris