Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cristianismo originario   -   Sección:   Opinión

¡Busque en Navidad tiempo para rezar!

José Vicente Cobo
Vida Universal
jueves, 23 de diciembre de 2010, 23:00 h (CET)
Para los verdaderos cristianos Navidad significa conmemorar el nacimiento de Jesús de Nazaret. Por ello, los días de Navidad podrían ser días de recogimiento interno, pensando en profundidad por qué Cristo se hizo hombre y confrontando Su enseñanza genial con nuestra forma de pensar y de vivir. Pues el corregente del Reino de Dios tomó un traje terrenal para como Jesús de Nazaret llevar a cabo una gran tarea.

Mientras Jesus crecía iba siendo preparado en silencio para Su tarea. El hijo de Dios siendo Jesús aprendió una profesión con José, su padre terrenal, llevando a la practica así el reza y trabaja. Jesús fue carpintero hasta que la tarea que traía desde el Reino de Dios se hizo viva en Él. Cuando Jesús se hizo adulto, Su padre celestial Le envió a los hombres como el profeta más grande de todos los tiempos. Él instruyó y enseñó a las personas, quienes quedaban impresionadas por Sus sencillas palabras y aún más por Su talento, por Sus obras, que para muchos fueron salvación y sanación y por el testimonio que daba de Dios y por Dios.

¿Qué nos enseñó Él? Nos enseñó a cumpir paso a paso los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña. Nos enseñó el amor al prójimo y vivió dándonos ejemplo de ello, pero sobre todo nos trajo el mensaje del amor de Dios por nosotros los seres humanos, Sus hijos. ¿Entonces por qué es el tiempo de la Navidad tan ruidoso y estresado si se trata de la fiesta del amor?

Preguntémonos: ¿Quién ha ridiculizado el nacimiento del Hijo de Dios? Nosotros los seguidores de Jesús de Nazaret afirmamos que fue y sigue siendo la casta sacerdotal. Ciertamente para muchas personas es imposible seguir creyendo en el nacimiento del Hijo de Dios, porque el gran acontecimiento ha sido ridiculizado con multitud de cosas externas como figuritas del belén, pesebritos, villancicos infantiles y cosas por el estilo.

Pero los seguidores de Jesús de Nazaret queremos recordar que Jesús, el gran Espíritu, fue crucificado y ha resucitado. El niño pequeño crecio convirtiendose en un hombre fuerte y adulto, ¿qué sentido tiene adorar al niñito? Él, el profeta más grande de todos los tiempos dio testimonio de un Dios único y debido a esto y a Su amor por los seres humanos, se hizo peligroso para la casta sacerdotal con sus cultos externos y sus actos rituales, de modo que trataron de eliminarle haciendo que el estado romano Le crucificase.

No fue el niño quien fue crucificado, sino el hombre joven y activo. Su Resurección es la vida eterna para cada alma y el camino hacia la casa del Padre. El Cristo de Dios resucitado es la poderosa majestad, el corregente del Cielo y está sentado a la derecha del Padre eterno. ¡Mientras tanto los cristianos giran en torno a las figuritas del pesebre! ¿No resulta acaso este comportamiento cuanto menos algo curioso? Primero se venera al niñito en la cuna que aún no puede hablar y despues al cadaver muerto en la cruz, nuevamente condenado a callar, ¿quien ha infiltrado esta profanación en la cristiandad?

Pero Jesús no calla. Su Palabra es válida ayer y hoy y El dijo: “Quien escuche Mis enseñanzas y las ponga por obra, será como el hombre sabio que construyó su casa sobre roca“. Pero Sus enseñanzas y en especial las excelsas enseñanzas del Sermón de la Montaña en la actualidad son descalificadas por las instituciones, desacreditándolas como algo utópico para la actualidad según las cuales no se puede vivir! ¿Por qué?

Quizás más de un buscador de Dios, encuentre por Navidad el tiempo para hacer la prueba de aquello que nos recomendó Jesús de Nazaret: “Pero tú entra en tu aposento y cuando reces cierra la puerta y reza a tu Padre que está en lo oculto. Porque tu Padre que también ve en lo oculto te lo recompensará”, así también está escrito en la misma Biblia de las iglesias.

Hagan la prueba y experimenten a Dios. Experimenten la cercanía de Dios en el propio interior. Para ello no necesitan intermediarios pues Dios mismo está representado en cada persona, en el fondo del alma. Jesús el Cristo nos dio a cada uno de nosotros una parte de Su herencia divina, la chispa redentora, como fuerza energética de apoyo para que podamos seguir el camino de regreso al hogar eterno del Padre. ¡Hagan la prueba!

Basado en el programa de Televisión “El nacimiento de Jesús, cuyo sentido se ha perdido” que pueden encontrar en www.alternativartv.com

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris