Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

China vs. EEUU

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 23 de diciembre de 2010, 23:00 h (CET)
Para dentro de un año se predice que la mayor economía del planeta ya no será la de EEUU sino la de China. Estos cálculos han sido hechos por un grupo de investigación empresarial - el Conference Board - el cual se basa en el poder paritario de compra.

Sin embargo, muchos economistas pueden cuestionar este método que toma en cuenta el hecho de que los precios chinos son menores que los norteamericanos. Lo que importaría sería el Producto Bruto Interno (PBI) medido en dólares.

Hoy el PBI de China aún no llega a la mitad del de EEUU. No obstante, la economía de la primera crece a un ritmo anual 3 veces mayor que la del segundo. The Economist predice que en esta década la producción china llegará a un crecimiento promedio anual de 7.75% en comparación con el del 2.5% que ha de tener los EEUU. Por todo ello y tomando en cuenta las distintas tasas de inflación anual (3% de China y 1% de EEUU) y también la revalorización del yuan frente al dólar (3%) la principal revista británica estima que a fines de esta década (en el 2019) el primer PBI medido en dólares del mundo será el de China.
EEUU ha tenido indisputablemente la mayor economía del planeta desde el fin de la II Guerra Mundial (1939-45). Sin embargo, el águila norteamericana dejaría de dominar debido a que sus plumas quedarían quemadas mediante el fuego emanado del dragón oriental.

EEUU perdería su rol de líder de la economía global (el cual habría detentado durante ¾ de siglo) pero a manos no de alguna de las ex potencias europeas que antes dominaron a las Américas o de su antiguo rival ruso, sino de una nueva economía emergente con la cual nunca antes libró una guerra.

Hace 7 décadas cuando Washington modeló al sistema financiero global, Beijing ni si quiera podía entrar a las Naciones Unidas y su sociedad era una de las más pobres, rurales y desindustrializadas.

Mientras EEUU tiene un capitalismo de libre mercado con elecciones bi-partidarias, el sistema chino se basa en una economía estatizada y planificada timoneada por un partido comunista único que regula, aunque no suprime, al mercado y a la empresa privada.
El crecimiento oriental es uno de los factores que impulsa a la economía global y que ha prevenido que muchos países emergentes no sigan la recesión de las grandes potencias.
El salto del dragón, mientras tanto, viene afectando el sentimiento de poder omnipotente que tenía la Casa Blanca cuando en 1991 ganó la guerra fría. Esto, a su vez, viene animando a una serie de regímenes desde el Asia hasta las Américas para que adopten diplomacias más distantes hacia Washington y economías de mercado menos abiertas o más proclives hacia formas de proteccionismo o estatismo.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris