Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Preparando la retirada

José Tomás Cruz
Redacción
jueves, 23 de diciembre de 2010, 11:55 h (CET)
(El casoplón de León)

El presidente es como Lázaro. Hiede ya pero sin posible resurreción. Intuye que su merecido calvario toca a su fin y pronto llegará el momento de abandonar la Moncloa que siempre le vino grande. Nunca fué digno inquilino de tan emblemático edificio. Su esposa Sonsoles Espinosa estará dichosa pensando que la pesadilla pronto terminará y sus hijas ya no tendrán que preocuparse ni esconderse eludiendo a los reporteros gráficos para evitar ser fotografiadas por haber dejado de ser noticia.

La familia ya sabe donde van a residir. Abandonaran la capital para mudarse a su León de origen donde papá, con los ahorros de toda la vida, ha adquirido una parcelita de 674 metros cuadrados, a tres kilometros del centro de la ciudad, donde construirá una casita (casoplón para las envidiosas malas lenguas), valorada en 780.000 Euritos con dos plantas, cinco habitaciones y una piscina semicubierta donde mamá podrá seguir practicando el buceo. Para mayor seguridad, en todo momento han sido aconsejados por dos arquitectos de la Moncloa que imaginamos formarán parte de la pléyade de asesores presidenciales que hemos venido pagando, y a los cuales esperamos se les termine pronto el mamoneo.

En el seno del PSOE existe todo tipo de opiniones. Desde los estómagos agradecidos que le adulan, hasta otros cuyo odio es manifiesto por haber destrozado la imagen del partido. ZP se siente acorralado por los ciudadanos. Allí donde aparece le insultan y abuchean. No inspira el más mínimo respeto. Algunos entienden que deberia hacerse la casa fuera del pais y no es para tanto ya que a la semana siguiente de su cese, abandono, dimisión o como sea, solo le recordarán sus familiares más directos. Personalmente carece de recursos. Impartir conferencias sin asesores que se las escriban, imposible. Además, tampoco le ayuda su criticada ignorancia con los idiomas. Es una incognita saber a que podria dedicarse tan anodino personaje, nada que ver con su antecesor el polifacético Felipe Gonzalez.

Sobre lo que nadie tiene la más más mínima duda son esas absurdas especulaciones por parte de Zapatero en torno a su cercana marcha que solo añaden necedad e incertidumbre totalmente impropias en un presidente del Gobierno.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris