Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

Sobremesa amenazada

Manuel Alcntara

lunes, 17 de enero de 2005, 00:32 h (CET)
Por ahora se est librando el caf, pero la persecuci n contra el tabaco y contra el alcohol arrecia. El caf pone muy nerviosas a las personas que ya lo son; el humo del tabaco es cierto que te asciende la mano y el alcohol, en su proporci n debida, alegra el corazn. Hay una verdadera batalla contra la sobremesa.

Fumar es malo para la salud, pero s lo para la salud. Para todo lo dems es buen simo. A muchos nos es necesario en indeterminadas ocasiones, pero despus de comer nos es imprescindible. A veces nos hace m s falta que el comer. A los que tenemos ese arriesgado y antihiginico h bito nos quieren recluir en un gueto. La prohibicin arruinar no slo al Ministerio de Hacienda, que recauda enormes sumas gracias a los proscritos fumadores, sino a muchos restaurantes. Cmo puede lograrse una buena sobremesa y una buena conversaci n a base de chicle y agua? El chicle exige un esfuerzo mandibular sin recompensa y el consumo de agua en la digestin no viene a cuento, aunque seg n Mark Twain, el agua si se bebe con moderacin no tiene por qu ser daina.

Comprendo mejor la campa a antietlica. No s lo eso, sino que la encuentro acertadsima. Los accidentes de tr fico han bajado esta Navidad a cifras de hace 17 aos. Si se bebe no se conduce. Debe conducir otro y debe beber el que le guste. Ya hay en algunas ciudades un servicio de ch feres abstemios empedernidos que recogen, por una moderada cantidad de dinero, a las personas que detestan irse a su casa con una copa de menos. Las cuantiosas multas y la retirada del carn han contribuido a que muchos entiendan que es necesario escoger. Yo lo entend hace mucho. A pesar de que no me he embriagado en mi larga vida, me retir de la conducci n el alcoholmetro, o el alcohol metro o como se llame. Entre las dos formas de soplar eleg la que en mi criterio ofrece mayor satisfacci n.

Pronto veremos, a la salida de los bares y de los restaurantes, un corrillo de fumadores que estaban deseando acabar de comer para encender un cigarro. Y junto a ellos, un seor muy serio: es el que conduce.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris