Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Balada triste de Álex De la Iglesia

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
martes, 21 de diciembre de 2010, 11:49 h (CET)
La última película del conocido cineasta Alex de la Iglesia, de sobra conocido por su adscripción izquierdista, me ha decepcionado, pese a la auto promoción que en la Cope hizo de la misma su autor en “Las mañanas de Buruaga”.

Al comienzo, se presenta una larga lista de las diversas y múltiples ayudas recibidas de organismos estatales, autonómicos e instituciones, que han hecho posible su realización. El tema recrea en tono alegórico-mezcla de amor, humor, violencia y sexo en un grupo de payasos –la realidad española de la guerra civil del 36 hasta la muerte de Franco.

En propia confesión de Alex, él se siente un payaso y afirma que “en España no hay nadie sensato”. Pese a los visos de falsa imparcialidad, resalta en su desarrollo la tendenciosidad dejando malparada, no sólo la figura de Franco, sino del ejército, de la iglesia y de la religión. No creo que esta película - sin entrar a juzgar sus valores cinematográficos-aporte nada positivo para aclarar la Memoria histórica de esa etapa. Toca muchos temas sin calar en ninguno. Es un esperpento grotesco. Protesto y responsabilizo a su director de una blasfemia sonora y explícita que vomita uno de sus personajes caricaturescos. Mi inconformidad también para las escenas porno, empleo ridículo de símbolos religiosos, y mofarse de la figura del Jefe del Estado, del Valle de los Caídos, del atentado de Carrero Blanco y de otras figuras relevantes. No pierden gran cosa si deciden no verla.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris