Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ley Sinde

Rafael del Barco (Barcelona)
Redacción
martes, 21 de diciembre de 2010, 11:35 h (CET)
A los “Derechos de Autor” no les basta para su defensa con utilizar el derecho de acudir a un juez que citará a las partes para dirimir el contencioso. La Ley Sinde, a punto de su aprobación y entrada en vigor, otorga a SGAE unas facultades iguales a la censura franquista. Nuestros políticos ni siquiera se fían de los jueces, que a veces se muestran justos e incorruptibles.

Y la ironía quiere que el desaguisado se perpetúe como una coletilla de la Ley de Economía Sostenible…una economía que solo se sostiene porque los alemanes y franceses no tienen más remedio que sostener.

Sueñan con una oficina siniestra desde donde impunemente se utilice el tijeretazo o censura contra cualquiera que se atreva usar la inmensa y total libertad que por primera vez en la Historia de la Humanidad representa INTERNET. Un nuevo ataque que se halla en su fase final de aprobación legal.

El inconveniente para los políticos no reside en las voces que defienden la Libertad de Expresión, o sea, la Libertad en mayúsculas, sin más freno que la Ley y los juzgados (a menudo demasiado freno) sino que técnicamente la censura y tijeretazo son imposibles de imponer en ese etéreo campo que no admite vallas limitadoras, ni las tradicionales interferencias radiofónicas que antaño la censura de Franco utilizaba contra Radio Pirenaica.

Lo intentan por activa y por pasiva, con cualquier argumento. Pretenden la omnipotencia de las más duras dictaduras fascistas, pero resulta que ni el más desaforado dictador puede contra INTERNET. Se les cuela, y cualquier ingenioso y descontrolado Julian Assange pone sus vergüenzas al aire. Aunque bien pensado… es más humano el tijeretazo, un siniestro superordenador que ponga coto a la Libertad de Expresión, que utilizar la Ley inventándose una violación.

Cuando hace casi cuatro años me entusiasmé ante INTERNET; la Libertad en estado puro, la posibilidad de publicar el atropello cometido contra mí (jamás la Prensa publicó ni la más ligera duda sobre mi culpabilidad ni admitió mis cartas como lector, ni se molestó en acudir al sumario, actuando al dictado de los corruptos), y me dije que el tijeretazo y la censura aparecerían, ¡y aparecieron! Los ataques desde siniestras oficinas, sin intervención judicial, son visibles en los vídeos censurados donde antes de que “oficialmente” estallara la Burbuja Inmobiliaria ya denunciaba que lo de Diagonal Mar-Fórum no solo era un error político-financiero sino un inmenso fraude. Pero la web, limpia de virus y ataques (que aparecen constantemente), sigue viva y en tantas de mis nuevos amigos, gente que incluso aguantan mis diferencias ideológicas… y eso a los políticos no les gusta.

En Cataluña ya existe una oficina siniestra que usa el tijeretazo, CCMA, o como mínimo consigue tocar las narices. Pero su objetivo es el Poder Absoluto, aquella censura franquista que consiguió ocultar los desafueros del Régimen, tan parecidos a los actuales. Pues como digo y repito las infinitas veces que en cualquier lugar del Mundo intentan limitar INTERNET; ¡no lo conseguirán! ¡No pasarán! Y no pasarán porque esta vez no se trata de que unos ejércitos estén mejor preparados y armados que otros sino porque técnicamente es imposible.

Nuestros grandes cerebros del estatismo no quieren sentirse derrotados, sufren cuando leen postulados y artículos que ni la prensa de la oposición publicaría. Que sean los llamados “socialistas”, abanderados de la libertad de expresión (pero que se apoderaron desde que alcanzaron el Poder en el 82 con capital, publicidad subvenciones y créditos, y mucha corrupción, de la mayoría de los medios que crean la opinión publica) los que se obsesionen por el cierre de blogs y webs a su capricho, no es que llame la atención, es que supongo que ante su estertor final sueñan con acallar ese sector imposible, INTERNET.

Hasta la Prensa tan afectada por INTERNET opta por la Libertad en estado puro… sabe que no hay ni más remedio ni solución.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris