Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Otro niño muerto. Y van… 20

Jorge Skibinsky (Palma de Mallorca)
Redacción
martes, 21 de diciembre de 2010, 11:34 h (CET)
La muerte de otro niño a manos de uno de sus progenitores no debería dejar indiferente a nadie. A principios de mes la aparición en una maleta de César, un niño muerto en Menorca asesinado por su madre apenas movilizó a las asociaciones de padres separados de Mallorca Tarragona y Cataluña sin conseguir apoyo oficial de ningún estamento oficial, administración de justicia, departamento de servicios sociales, dirección de menores, partidos políticos, etc. Tampoco despertó la conciencia ciudadana la muerte de otros dos niños, de 11 y 9 años, a manos de su madre en Valladolid y no he visto a nadie en la calle protestando contra el último crimen, un menor de tan sólo 4 años, a manos de su padre en Denia.

Desde la Asociación de Padres de Familia Separados de Baleares esperamos algún gesto de la administración pública o los representantes del pueblo a favor de los niños, el eslabón más débil de la cadena social que se basa en el núcleo familiar aunque sus padres estén separados. Tanto llenarse la boca con el interés superior del menor y cuando hay que defenderlo ni siquiera hay voluntad para manifestarse. Es sugestivo de pensar que los niños no interesan a los políticos ni a los gobernantes porque, sencillamente, no votan. En cambio la mujer maltratada genera un lucrativo “negocio” de subvenciones que van a parar a determinadas asociaciones femeninas que ejercen un poder en la sombra al que el gobierno no es capaz de hacer frente.

Llevamos 20 menores muertos este año (cada año más desde 2000) y no hay ni visos de que haya una ley de violencia contra los niños en ciernes que los proteja. Lo peor es que han muerto solos, abandonados en su necesidad de protección y afecto, del que son absolutamente dependientes, y en la más absoluta impunidad del hogar que debieron tener y que no les han dado. España es un país que no cuida a sus hijos. El futuro está hipotecado. ¿Es que nadie se da cuenta de lo grave de todo esto? ¿No vamos a hacer nada por solucionarlo?

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris