Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Estampa hogareña

Mariano Estrada
Redacción
martes, 21 de diciembre de 2010, 11:15 h (CET)
Ahora que la religión católica-apostólica-romana está de capa caída en España, donde tiene apóstoles para su acoso y derribo, levantamos un templo católico-apostólico-romano en la ciudad española de Barcelona. Y ahora que la familia tradicional esta siendo desgarrada por el virus del nihilismo, y también por algunos políticos de convicciones superficiales, ligeras y evanescentes, la declaramos oficialmente Sagrada y le erigimos un templo en la ciudad española de Barcelona.

No, no, señor político, que yo no estoy en contra de la Sagrada Familia ni mucho menos en contra de Barcelona, sino que estoy muy a favor de las dos. Lo que intento decirle es que vivimos con estas pequeñas contradicciones ¿Lo comprende usted o no llega? No, no llega. Usted no ha entendido aún los jirones de vida que, a cuenta de un vacío adornado de bienestar, vamos dejando por el camino. Pero, mire, le pese a quien le pese, esta familia que su ignorancia y su soberbia pretende desintegrar, saldrá de los ataques reforzada. Cuenta a su favor con la indestructible atracción del recuerdo personal y de la memoria colectiva. El amor es más fuerte que la ley, sobre todo cuando la ley es caótica, sectaria e groseramente impuesta.

Con esta “Estampa hogareña”, que es un recuerdo vivo de la niñez, yo no reivindico volver al pasado, sino asimilarlo e incorporarlo a los lógicos avances de la sociedad, no destruyendo por destruir, sino preservando todo aquello que tenga de positivo, de hermoso y de bueno. Y la familia lo tiene.

Y no busque usted en mis palabras ningún interés espúreo, sino la propia convicción. Sólo ella me dicta, me apoya y me paga. ¿Lo entiende usted? No, ¿verdad? Ya me lo temía.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris