Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Opinones dun paisano   -   Sección:   Opinión

Desde Lisboa, con amor

Mario López
Mario López
lunes, 20 de diciembre de 2010, 08:35 h (CET)
Estoy en Lisboa pasando unos días de recogimiento espiritual y esparcimiento de las emociones. No fue fácil llegar aquí. Los controladores del aeropuerto de Barajas nos tuvieron retenidos cuatro horas (y eso que están militarizados); es obvio que nos siguen y seguirán tomando el pelo siempre y cuando les dé la gana. El taxista que me trajo hasta la casa del Barrio Alto, donde me hospedo, me puso al día del clima social que reina en la "cidade mais bonita do mundo". Se está extendiendo la alarma social por el creciente auge de la delincuencia violenta proveniente, según el taxista, de los recién llegados brasileños

. Me previno de las "dificultades" del barrio que había elegido yo para descansar. Mucha juventud y muchas razas mezcladas, me advirtió: justamente dos de las cosas que he venido a buscar a este maravilloso rincón del mundo. Los garitos de Barrio Alto me recuerdan a los de mi Latina madrileña, pero con mucha más solera. La clientela tiene un punto de vista radicalmente contrario al del taxista sobre las razas, la delincuencia y los taxistas. Llueve y hace frío, pero da igual.

El apartamento es una verdadera delicia, aunque resulte inaccesible para personas mayores o con dificultades motrices; es una lástima, porque si no sería perfecto. Las escaleras tienen una pendiente de 60 grados; como para tener un tropezón. Pasear por Lisboa es maravilloso y estar en este secular ático, también. Así que estoy encantado. Lo recomiendo a todo el mundo. Además, es baratísimo. Y lo digo yo que estoy a la cuarta pregunta. Volveré a Madrid para Noche Buena. Todo pasa y todo llega. Pero mientras va pasando habrá que disfrutarlo, digo yo. Al menos, cuando me entierren, que puedan decir: disfrutó en Lisboa. Adultos y jóvenes mantenemos el mercado más maravilloso que se puede soñar: alegría a cambio de sabiduría. Y los jóvenes de Barrio Alto no son diferentes de los de Latina o Malasaña. Si tuviera tiempo y dinero me casaría con una joven portuguesa, por un rito que nos tendríamos que inventar, claro está, y me quedaría a vivir aquí, en mi apartamento de Rua da Atalaia. Siempre que voy a una ciudad por primera vez me pasa lo mismo. Si nos conociéramos más, cuantas cosas buenas conseguiríamos.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris