Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Fútbol / Segunda División   -   Sección:   Fútbol

Nada nuevo bajo el frío (0-0)

Nàstic y Recreativo se reparten los puntos en un partido sin historia.
Redacción
sábado, 18 de diciembre de 2010, 20:14 h (CET)
El estreno en el banquillo del Nou Estadi de Oliva sirvió para lavar la imagen mostrada ante el Granada, pero volvió a evidenciar que el problema no está en quién manda, sino en quién juega. Los granas despiden el año penúltimos de la Liga Adelante, a cinco puntos de la salvación.

Ficha técnica
0- Gimnàstic: Rubén Pérez (1); Xisco (1), Mairata (1), Sergio Díaz (1), Fuster (1); Miki (2), Seoane (2), Morán (1), Alex Cruz (1); Powel (2), Eloy (1).
0 - Recreativo: Fabricio (1); Corcoles (1), Manolo Martínez (1), Mora (1), Aitor (1); Jesús Vázquez (1), Sánchez (2), Rafita (1), Aarón (1); Pablo Sánchez (1), Dani (1).

Cambios : En el equipo local Álvaro Rey (1) por Eloy (67’) y Juan (1) por Álex Cruz (73’). Por los visitantes jugaron Matamala (1) por Dani (61’), Kepa (1) por Pablo Sánchez (70’) y Álex Quillo (1) por Aarón (88’).

Goles: -

Árbitro: Martínez Munuera (colegio valenciano) (1). Mostró cartulina amarilla a Manolo Martínez y Aarón.

Incidencias: 2.584 espectadores en el Nou Estadi en un partido correspondiente a la jornada 17 de la Liga Adelante.

Datos destacables
Lo mejor: Lavado de cara
El Nástic poco se pareció al que perdió hace siete días ante el Granada por 6-1.

Lo peor: Poco público
Cada quince días baja la afluencia de público al Nou Estadi. Ante el Recre, la peor entrada en años.

El dato: La racha de Ríos
El entrenador del Recre no conoce la derrota desde que llegó, hace ya nueve partidos.
Fernando Castellanos / Tarragona

Cuando uno se mira al espejo y éste no refleja lo que eres, cuando te ves hundido en la más dolorosa miseria y todo lo que te dices no surte efecto y cuando intentas salir del pozo sin cuerda alguna que la desesperanza, no queda más remedio de tirar de amnesia. De olvidar lo que escuece, lo que te hace pisar el freno en lugar del acelerador. En pocas palabras, hacer borrón y cuenta nueva. Y si te he visto, no me acuerdo.

La contratación de Joan Carles Oliva por parte del Nástic de Tarragona pretendía precisamente eso, mandar al limbo cualquier atisbo de fracaso. Y volver a comenzar. Se comienza cada día, cada partido, en cada bocanada de aire que uno inhala. Se comienza cuando los métodos de un entrenador no surten el efecto esperado y se buscan en los de otro ese anestésico que remedie tantos dolores de cabeza. Y poco importa que a las primeras de cambio te des de bruces con la realidad, como le ocurrió a los tarraconenses ante el Granada. Si se trata de recomenzar, se recomienza. Y si se trata de olvidar, se olvida.

Con ese propósito, y con el aliento de los muchos fieles que se resisten a quedarse en casa, verlo por televisión o sencillamente no verlo por el bien de su espanto, el nuevo Nàstic de Oliva se estrenaba en el Nou Estadi. Sobre el verde, aparte del natural frío prenavideño, novedades. El regreso de Rubén Pérez al ‘XI’ tras su lesión (y sus consiguientes consecuencias la semana pasada), la inclusión de Fuster en el flanco izquierdo o la de Eloy Gila en detrimento de Rubén Navarro fueron las principales caras nuevas que en su debut en el banquillo grana el preparador leridano quiso imprimir. Gerardo, que estará entre dos y tres semanas en el dique seco, el mencionado Navarro y Mingo, por molestias, se cayeron de la convocatoria.

En el terreno de juego, un esquema similar al de Luis César en sus últimos partidos. Con un ataque formado por dos hombres, un doble pivote y Morán y Álex Cruz en las alas. Con un rival venido a más en las últimas jornadas desde que Carlos Ríos sucediera a Pablo Alfaro en el banquillo, el Nàstic fue incapaz de superar al Recreativo de Huelva. Le puso ganas, se entregó, y gozó de alguna clara ocasión para desequilibrar la balanza, con un Powel voluntarioso que tuvo en sus botas el primero de la tarde. Lo cierto es que en el primer acto el espectáculo brilló por su ausencia, pero en tiempos de crisis –donde el Nàstic lo nota más por su sequía de puntos- lo primordial es enchufarla. Da igual el cómo mientras haya un porqué.

Y ese porqué tiene respuesta observando la clasificación. Último de 22 equipos, a cinco puntos de la salvación. Se entiende, pues, que el cómo es lo de menos mientras se consiga el triunfo. El decano, que llegaba a Tarragona con una buena racha de resultados (no conoce la derrota desde que Ríos es técnico), apenas se acercó al área grana salvo algún despiste contado, pero por suerte local, éstos se pudieron contar con los dedos de una mano. Serios atrás, pero no del todo capaces arriba, el colegiado señaló el camino a los vestuarios sin un claro favorito a sumar los tres puntos, si bien recordaba a esos partidos en los que un mínimo detalle amarga o endulza a los conjuntos en liza.

La segunda parte comenzó de maravilla para el Nàstic. Suyas fueron las mejores oportunidades y las llegadas al área de Fabricio. Al poco de empezar, de nuevo Powel dispuso de la ocasión más clara del encuentro hasta ese momento, pero su disparo, tras una perfecta asistencia de Álex Cruz, fue repelida por el palo izquierdo del meta gallego. Posteriormente otra internada del canario no fue culminada por Morán en la que se era la mejor versión local, que amarró el balón y se hizo dominador del juego en busca de una victoria que aunque suene tópico, olía a imprescindible.

Pero a pesar del abrumador dominio y de la aparición sólo en defensa del Recreativo, sin más intención de aguantar el resultado, el equipo grana fue incapaz, una vez más, de vencer sus males. Y aunque Xisco Campos lo intentó desde lejos, Powel también y, esa sensación de que algo bueno podía ocurrir hasta el último segundo, Joan Carles Oliva logró lavar la imagen de su equipo tras su estrepitoso estreno hace siete días, pero el punto cosechado no es suficiente ni para los pocos aficionados que se acercaron al estadio ni para un club hundido en la tabla y que sí o sí deberá fichar en el mercado invernal.


Sala de prensa
Joan Carles Oliva (Entrenador del Gimnàstic)

“Cuando no se puede ganar es importante no perder. No es un buen resultado pero me ha gustado la ilusión y el trabajo de los jugadores. Estoy contento de muchas cosas que han hecho. El empate sirve para saber que no tenemos un camino fácil y lo importante es que los jugadores crean en algo, y hoy hemos visto algo. Y a partir de aquí creceremos, que nadie lo dude”.
Carlos Ríos (Entrenador del Recreativo)

“El empate ha sido justo en un partido feo en el que ninguno ha merecido ganar. Nosotros no lo hemos merecido, y cuando no se gana es necesario empatar. El partido no ha sido bonito, ni atractivo y nos ha costado tener el balón y que el rival corra. Hace dos meses nadie firmaba estar donde estamos y el próximo rival tiene que pagar los platos rotos”.


Noticias relacionadas

El Madrid sella el Bernabéu (3-0)

El grupo de Zidane vuelve al triunfo como local ante un osado Eibar

Real Madrid - Eibar: Examen en el Bernabéu (dom, 20:45)

Los merengues buscan disipar las dudas tras un mal inicio ante su afición

El Villarreal arranca un punto al Slavia y se aferra al liderato

Los de Javi Calleja igualan en tres minutos un encuentro que llegaron a perder por 0-2

Valverde: "Messi supera registros imposibles y rompe barreras"

Celebra los buenos resultados de sus 100 días al frente del club

El Atlético empata en Bakú y se queda al borde del abismo

Los de Simeone, incapaces de hacer un gol al Qarabag, se complican el pase a octavos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris