Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crtica de cine   -   Sección:   Cine

'Slo un beso', de Ken Loach

Marcos M ndez Sanguos
Marcos Méndez
sábado, 12 de febrero de 2005, 03:18 h (CET)
En el a o 1999 el debutante Damien O'Donnell ganaba la Espiga de Oro en Valladolid por Oriente es Oriente, una pelcula que realizaba un valioso rastreo por las costumbres m s arraigadas de los paquistanes londinenses durante los a os 70, haciendo hincapi en el choque cultural al que ten an que enfrentarse criando a sus descendientes entre occidentales. Slo un beso, Premio del P blico en la ltima edici n del citado certamen, traza un camino anlogo tanto en sus razonamientos argumentales como en sus prop sitos denunciantes.

Lo que trato de mostrar con esta introduccin / efem ride no es el carcter de la pel cula de Ken Loach (Tierra y libertad) a base de cotejarla con sus hermanas mayores (que son muchas) o jerarquizando entre ttulos de forma trivial; se trata, m s urgentemente, de indagar en una conclusin ins lita que dirime en un fatal nada ha cambiado. As, se plantea que el mundo occidental contin a infectado -30 aos despu s- de las mismas fobias racistas, prejuicios religiosos y fundamentalismos obsesivos, fanticos, repulsivos, perge ados por hipcritas varios que habitualmente lucen vestiduras impolutas y predican una fe que poco o nada tiene que ver con el sentir general.

De esta manera, Casim (musulm n, paquistan) y Roisin (cat lica, irlandesa), protagonistas nucleares de Slo un beso, enfrontan una relaci n en continuo devenir por el credo musulmn del padre del chico, Tariq (Ahmed Riaz), cuya preocupaci n mayor es salvaguardar intacto el honor familiar ante la comunidad (que no ante Dios) a costa de la felicidad de segundos e incluso terceros, todos ellos arrastrados por decisiones y (pre)juicios egostas.

Con una puesta en escena dura, cerrada, la direcci n de Loach y el guin de Paul Laverty imprimen una atm sfera mucho ms fr a y desgarradora que aquella (casi siempre) blandengue concepcin del film de O'Donnell, y dejan un final acertadamente abierto a especulaciones acerca del porvenir de sus personajes. Encontramos en tanto una obra firme y sincera, que pese a contar con algunos altibajos -como la parcheada intercalacin del sacerdote fan tico- terminar por satisfacer a los tolerantes y amargar un poco m s la vida a esos falsos obispos practicantes de la doctrina egocntrica, ra z de todos los males.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris