Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Acostumbrarse al saqueo

María José Mayans
Redacción
viernes, 17 de diciembre de 2010, 16:36 h (CET)
Huyendo un poco del tema chantaje controladores- prórroga de Estado de alarma-constitucionalidad del asunto-posición de los partidos-etc. me he tropezado con las declaraciones de Felix Millet, el saqueador del Palau. Iba conduciendo tranquilo y, al escuchar el relato de las mismas en una emisora de radio, casi me mato con el coche. Alucinante el bandolero. Reconoce que se lo ha llevado, que se ha reparado sus casas y costeado viajes a cargo del dinero ajeno, y que había montado los bodorrios de sus hijas sin que le costasen un euro. Es más, el caradura le cobró al consuegro la parte proporcional sin cortarse un pelo, el fenómeno. Y después lo remata diciendo que no lo sabía. Para encerrarle y perder la llave en un retrete.

Lo más increíble de todo es que no me han sorprendido en absoluto ni el hecho en sí del delito, ni la falta de vergüenza del personaje ni la desfachatez con que se desenvuelve el mismo. He llorado tanto al reírme que he llegado a perder la vista del asfalto. Me ha hecho gracia el miserable, y eso es lo que preocupa. Es tal la corrupción del sistema que ya veo como normal que roben lo que puedan desde el momento en el que les ubican junto a una caja hasta que les descubren expoliándola o acaba su mandato. Y no debería de ser así, porque al aceptar esta prostitución en los principios democráticos y considerar asumible la manipulación en las instituciones me convierto en cómplice involuntario de los ladrones que han provocado, junto a especuladores y un Gobierno inepto, la ruina del país. Pero lo que ocurre es que el tal Millet es un personaje que de patético delincuente pasa a cómico chorizo en un suspiro. Y cada vez que recuerdo lo que ha declarado, no puedo evitarlo. Me río. Eso sí. No quita que, acto seguido, después de las risas, me asalte un cabreo de mil pares.

Antes de que nos acostumbremos aún más a esto, sino lo estamos ya en demasía, quizás deberíamos acelerar en la búsqueda de un imprescindible cambio en sistema, estructuras e instituciones. Lo que no sé es cómo. Si alguien conoce el camino, que arranque a andar, que yo le seguiré. Mientras tanto, continuaré indagando por mi cuenta.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris