Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Muy mal se nos tenía que dar   -   Sección:  

¿Y la presunción de inocencia?

Jorge Dargel
Jorge Dargel
viernes, 17 de diciembre de 2010, 08:24 h (CET)
Siempre hemos mirado de reojo a otros países respecto al tema del doping, pero últimamente esta lacra está ensuciando la Edad de Oro del deporte español. Los casos más sonados recientemente han sido los de Alberto Contador y Marta Domínguez, dos de nuestros mejores deportistas en los últimos años. Sin embargo, el trato mediático que han tenido el ciclista de Pinto y la atleta palentina han sido muy diferentes.

En el caso de Contador, desde que saltó la noticia de su doping por clenbuterol, las primeras reacciones fueron de incredibilidad y de posturas a favor de su inocencia por la probable ingesta de una carne adulterada. Sin embargo, desde que la semana pasada comenzó la Operación Galgo de la Guardia Civil para luchar contra el dopaje en nuestro país, registrando entre a otras, la casa de Marta Domínguez, el posicionamiento de algunos medios de comunicación ha sido radical. La atleta palentina está en libertad con cargos, pero hasta que se demuestre lo contrario, es inocente. Es una cuestión básica de la jurisprudencia para cualquier ciudadano.

Pero mientras para algunos medios Contador es inocente por su positivo, Marta Domínguez es culpable por suministrar sustancias dopantes a otros atletas antes de salir cualquier decisión final del juez que instruye este caso. Al haber un secreto de sumario pocas informaciones creíbles pueden saberse, solo opiniones personales de otros compañeros de profesión o de algunos médicos con escasa reputación y todos sabemos a quién me refiero. Hasta que no salga un veredicto firme, la labor de los periodistas y del resto de ciudadanos debe ser la de presunción de inocencia.

¿Por qué a Contador se le defiende a capa y espada y a Marta Domínguez le hemos puesto la cruz? Una de las primeras cosas que te enseñan en la Facultad de Periodismo es que el periodista debe ser imparcial y tener una ética profesional cuando ejerce esta bella carrera. El objetivismo no existe, pero sí debemos regirnos por una ética y el partidismo que algunos han tenido entre estos dos grandes deportistas ha sido descarado. Ojalá ambos estén libre de pecado cuando se demuestre lo que realmente ocurrió en ambos casos, pero en el caso que sean ciertas las acusaciones que caen sobre ellos, deberán cumplir un castigo ejemplar. Debemos erradicar la lacra del dopaje que tanto daño hace a la imagen del deporte y más aún cuando disfrutamos de la mejor época de éxitos de deportistas españoles.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris