Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Desgobierno

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
viernes, 17 de diciembre de 2010, 08:06 h (CET)
Como que no se entienden las acciones de éste nuestro Gobierno que nos desgobierna. Por una parte, nos hemos pasado años prejubilando especialistas en la flor de la vida laboral (y con salarios astronómicos) a cargo del Erario, y ahora quieren que se trabaje hasta la más humillante senectud y que los que se jubilen salgan a pensiones de miseria…, y no pasa nada. No hay trabajadores en activo (casi los hay ya más en el desempleo), la edad media de la población crece y crece, y meten a decenas de miles en las Administraciones a capón y calzador…, y no pasa nada. España se ahoga en inundaciones y riadas, se declaran pandemias (por cierto, interesadas) para las cuales están previstas situaciones constitucionales como el Estado de Alarma, y no sólo no se proclama ese Estado de Alarma, sino que como mucho van los bomberos y con pocos o ningún medio, y hay accidentes de tráfico o incendios o lo que sea, en lo cual está prohibido que intervengan los militares salvo caso de proclamación de Estado de Alarma o similar, y van los de los UME…, y no pasa nada. Se critica el derroche que hay en las Administraciones, el exceso de las Autonomías, la dilapidación que suponen las televisiones autonómicas (buenas sólo para que los presidentes autonómicos se hagan publicidad gratis y luzcan el palmito), de los salarios cósmicos que tienen algunas ministras o directoras generales señaladas a dedo, de cómo colocan los ministros “porque les sale de los cojones” a amiguetes o a amiguitas que no tienen cualificación alguna, con estipendios escandalosos, al frente de lo que sea…, y no pasa nada, e incluso echan a enfurecidas turbas contra los controladores que cobran lo que está pactado… o menos. ¿Alguien lo entiende?...: pues me lo explique, please.

Campos de vóley playa en La Mancha con cargo a enajenados Planes E, canódromos de millonadas para pueblos de 2000 habitantes pagados por la misma vía, fortunones en plantar florecillas que ya ven dónde estarán con estos hielos, y mil inversiones por el estilo que suponen miles de millones de euros de aquí todos los paganinis…, y todo está tan ricamente, entretanto les quitan a los hambrientos los 420 euros que es el pan de la boca propia y de sus niños, a los ancianos los reducen su ridícula pensión a una expresión irrisoria, los trabajadores ya no pueden competir salarialmente con los espléndidamente pagados funcionarios públicos… y aquí todo el mundo lo ve de perlas. Algo falla, porque si gobernar es esto, no quiero saber qué sería desgobernar.

En fin, que el caso es que así es España y así los españoles. Ya estamos curados de espanto y cada cual se mete sólo en lo suyo (allá los sindicatos y otras manguncias), no resultando extraño que cada uno haga su propia guerra y que a las autoridades, como mucho, las consientan... si les pillan. Lo del estallido social, por consecuencia, está a la vueltita de la esquina en este país donde nadie llega a final de mes, si es que no es especulador de bolsa, amiguete de alguien importante en algún partido o un pillo de los de toma pan y moja. El pueblo, seco como la mojama y con una rabia contenida que es pura yesca, sólo precisa de una chispa mínima para se decrete todo un señor incendio. Las cacerolas están a mano, el alboroto generalizado en ciernes, el atropello, el robo y la algarada, puede ya casi escucharse…, y aquí nadie hace nada.

No será algo previsible, sino un suceso súbito que alterará con grandes daños la tranquilidad social de forma irremediable, y que Dios nos proteja en esa hora en que serán desbordadas las Fuerzas de Seguridad, porque cada cual deberá apañárselas como pueda. No; no está lejos, ni siquiera relativamente distante. El desgobierno ha ido acumulando tanta pólvora en todas las esquinas que más que un incendio puede ser que sea un estallido en toda regla.

Y no es eso lo que queremos. ¿O sí es eso exactamente, y ya se tiene a mano tanto el mechero como el decreto de Estado de Excepción?... La solución, mañana… o luego.

Noticias relacionadas

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?

Intervención en Cataluña

Rajoy ha reaccionado ante el reto o chantaje planteado por Puigdemont

Soy mujer, escucha mi rugido

La violencia contra las mujeres en la vida estadounidense, en primer plano

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris