Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   Bandas callejeras   -   Sección:  

Detenidas nueve personas de dos bandas que se haban citado en una gasoliera de M stoles para saldar deudas

El pretexto para mantener el encuentro, que termin con un tiroteo con la Polic a, fue un falso intercambio de droga
Redacción
sábado, 15 de enero de 2005, 13:45 h (CET)
Agentes del Cuerpo Nacional de Polica han detenido tras un intenso tiroteo a nueve individuos pertenecientes a dos grupos y liderados ambos por ciudadanos marroqu es, despus de que una de las bandas, con el pretexto de un intercambio de sustancias estupefacientes, concertaran una cita con la otra en una gasolinera de M stoles, en Madrid, con la verdadera intencin de saldar alguna deuda pendiente, por lo que fueron equipados con armas de fuego, cuchillos, navajas, bridas y recortes de papel que simulaban billetes.

Redacci n / EP
Segn inform hoy la Jefatura Superior de Polica, desde hace varios meses el Grupo XIX de la Brigada de Polic a Judicial, perteneciente a la Seccin de Estupefacientes, investigaba a un grupo de marroqu es sospechoso de traficar con drogas, en concreto xtasis, y liderados por Abdorazac D., de 29 a os. Por informaciones propias se supo que haban concertado una cita con un grupo de compatriotas, supuestamente interesados en adquirir una partida de estupefacientes.

El encuentro tuvo lugar el pasado martes, minutos despu s de las siete de al tarde, en una gasolinera que hay en el boulevar de Alcorcn a M stoles, prximo a esta ltima localidad. Por ello, agentes del Grupo XIX, apoyados por policas de la Comisar a de Mstoles, establecieron un dispositivo en las inmediaciones.

Los investigadores observaron la llegada de hasta cuatro veh culos de gran cilindrada, todos ellos ocupados por individuos marroques. Estacionaron juntos y, a pie, se dirigieron a la zona de lavado de veh culos; en todos se apreciaba una actitud de cierto nerviosismo y una forma de actuar que para nada tena que ver con una escena de pase de drogas.

INTENSO TIROTEO
Los agentes del Grupo XIX se acercaron al lugar y se identificaron como polic as. Ya ms cerca observaron que el grupo de Abdorazac, integrado por ocho individuos, estaba golpeando violentamente a una persona e intentaban introducirlo por la fuerza en el interior de un Opel Vectra. La llegada de los agentes fue recibida con un intenso tiroteo: por una parte el propio Abdorazac, que vaci su cargador apuntando a los agentes, y por otra una serie de disparos que procedan de un ngulo diferente.

El momento fue aprovechado por los integrantes de ambos grupos para huir, algunos en coche y otros a la carrera. En el suelo qued tendida la v ctima de la agresin, que result ser el lder del grupo que supuestamente acud a a comprar la droga: Asri T., tambin natural de Marruecos.

La sorpresa de los agentes fue may scula cuando reconocieron a un viejo conocido: Asri T, con 12 antecedentes policiales y todos graves; algunos por drogas y otros por robos, tenencia de armas e incluso homicidio doloso. Parece claro que la intencin de Abderazac y su grupo era matarlo, lesionarlo o secuestrarlo, pero las intenciones del grupo de Asri no eran mejores: llevaban consigo bridas, armas y recortes de papel que simulaban dinero.

INTENTO DE AGRESIN A UN AGENTE
Cuando varios agentes acudieron a prestar auxilio a la v ctima, un individuo se acerc a ellos por la espalda con una daga de grandes dimensiones. Se le conmin a que soltase el arma, pero lejos de hacer caso acometi a uno de los agentes con la intenci n de apualarlo. ste, en legtima defensa y tratando de causar el menor da o posible, le intimid con su arma reglamentaria al tiempo que le ordenaba que desistiera de su intento de agresi n.

Su actitud no cambi. Con el brazo en alto se abalanz sobre el agente. ste realiz un disparo que pretenda ser intimidatorio, pero un movimiento brusco del agresor le puso en la trayectoria de la bala alcanz ndole la pierna derecha. Inmediatamente se procedi a su arresto y a su evacuaci n a un centro hospitalario. Se trata de Imad C., marroqu, y en situaci n irregular en Espaa.

Mientras tanto, el resto de los agentes se afanaron en su labor de tratar de interceptar a todos los sospechosos. Detuvieron a los compinches de Asri T., la primera v ctima reseada, en una furgoneta con los cristales tintados. Se trataba de Rub n G.S., espaol; Ninel C, rumano; y Youssef H., compatriota del jefe.

A bordo de dos turismos detuvieron a los integrantes del grupo de Abderazac. Se trataba de Abdel Ilah El A.; Mustapha E., y Gharib M. Consecuencia de la premura y nervios de la huida, colisionaron con un veh culo all estacionado.

UNA MUJER HIZO DE MEDIADORA
Por otra parte, y fruto de las investigaciones policiales, se conoc a la existencia de una mujer con una importante participacin en la trama, que hab a actuado de mediadora entre los dos grupos. Se trata de Karima L., tambin presente en el escenario pero que consigui huir. Abandon el lugar en un veh culo, en compa a de otros dos individuos, pero fue localizada poco despus en las inmediaciones de la calle Las Palmas de M stoles y, por tanto, tambin detenida.

M s tarde se ha podido comprobar que ms que mediar en la compra-venta de drogas, su labor fue la de allanar el terreno y propiciar las circunstancias idneas a los fines pretendidos por el grupo de Abdorazak; esto es, atentar contra la vida o integridad f sica de Asri T.

Tras los arrestos, los investigadores intervinieron todas las armas, las bridas y un montn de recortes de papel que el grupo de Asri llevaba en el maletero, simulando ser billetes de papel moneda.

Todos los implicados pasaron a disposici n judicial.

Noticias relacionadas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris