Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Detritus politicus

José Tomás Cruz
Redacción
miércoles, 15 de diciembre de 2010, 13:00 h (CET)
(El precio de la derrota)

La mayoria de las encuestas auguran pésimos resultados para el PSOE en las próximas elecciones autonómicas y municipales. Otra derrota como la padecida recientemente por el PSC en las catalanas, supodria un duro desastre político, personal y familiar, para muchos de los instalados en dicha formación política al perder su medio de vida y carecer de profesión a la que volver. Cuando se milita en la oposición, solo unos cuantos privilegiados pueden permitirse el seguir viviendo a costa del partido. Para el resto, acostumbrados a la comodidad económica del cargo, el cambio es terrible y dificil de asimilar.

Pasar repentinamente del don José al simple José, o incluso al campechano y confianzudo "Pepe" con que te saluda tu antigua y leal secretaria, que como funcionaria sigue trabajando en la Junta pero a las órdenes de don Angel, adquiere tintes dramáticos.

Comprobar como se ha volatilizado el abrillantado Audi, conducido por el respetuoso Jimenez que acudía a la puerta de tu bloque a las 9,30, todas las mañanas y con puntualidad británica, provocando la enviadia de todos tus vecinos, una verdadera puñalada.

Imaginar las próximas Navidades a sabiendas de que ya no llegarán las cestas de El Corte Ingles, ni los detalles para tu sra. esposa desde el departamento de joyeria del mismo establecimiento, con la cantidad de favores que te pidieron y atendiste puntualmente, una canallada sin límites.

Que de pronto desaparezcan esas continuas llamadas y cientos de cartas de presuntos amigos, invitandote a todo tipo de fiestorras, saraos y demás acontecimientos sociales, insufrible.

Ver como tu propia familia, la del pueblo, ya no puede presumir de pariente importante, doloroso, pero mucho más cruel que todo eso es el ser consciente que sin cargo ni visa-oro no eres nadie. Constatar como dejan de quererte hasta los tuyos y menos aún aquellos que considerabas verdaderos amigos y alarddeaban de tu amistad son los primeros en evitarte. Mentalizate, ya no posees nada que ofrecer. Careces de poder e influencia, eres un detritus humano, momento en el que percibes que el fracaso no solo es amargo, sino que te convierte en un apestado que solo inspira indiferencia.

A partir de tu cese, en todos los lugares donde acudas ya no representas a nadie ni volveras a pisar el palco del futbol. Adios a los viajecitos a Madrid con dietas y hotel incluidos, todo gratis total. A las cenas con los amigotes e incluso al rollete con Mariluz.

No te amargues más. No todo es tan malo como aparenta. Es peor. Alegrate pensando que Rubalcaba, con todo lo que manda como vice-todo y co-pesidente, ya ha dejado medio solucionado lo de la "muerte digna", que es a lo único a que puedes aspirar. Carece de futuro. Algunos, muy pocos, realizando un gran esfuerzo de memoria te recordaran en el barrio como Pepe el del PSOE. Puta realidad pero esto es lo que hay y no da más de si....

¡¡Animense a votar!!

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris