Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

La pesada losa de Logse

José Manuel Onieva (Granada)
Redacción
miércoles, 15 de diciembre de 2010, 12:52 h (CET)
Ayer podíamos leer en algunos periódicos granadinos, e incluso de Andalucía, que el último Informe PISA, el correspondiente al 2009, realizado a alumnos de 15 años, casi acabando la ESO, colocaba a los mismos de nuestra Comunidad Autónoma en la cola, sólo por encima de Baleares y Canarias. Dicho informe mide los niveles en ciencias, matemáticas y lectura, materias básicas para poder manejarse en la vida. No comprender lo que se lee es garantía de ignorancia segura y de ciudadanos adormecidos y presumiblemente fáciles de adoctrinar o dirigir en todos los aspectos. Esa incultura ¿interesa al poder? Respondan ustedes.

Cuando allá por el 3 de octubre de 1990 se aprobaba la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo de España, nacía un problema tremendo para la enseñanza de nuestro país. Personajes como Marchesi, Maravall, Solana, Rubalcaba y posteriores se empeñaron en imponer, contra la voluntad de muchos claustros de profesores de BUP, algunos sindicatos y asociaciones, una Reforma presentada como la panacea definitiva contra el “fracaso escolar”. Como fundamentalistas profetas de no se sabe qué verdad revelada, predicaban por doquier su desastroso engendro. ¿Por qué no nos tuvieron en cuenta a los que estábamos en contacto directo con la enseñanza? Misterio insondable.

Como legados de tan monumental error, enviaban a los Inspectores a hacer el ridículo en los claustros y tratar de vendernos semejante producto educativo. El lavado de cerebro llegó a ser tan impresionante, que no obligaron, allá por el verano del 94, creo recordar, a participar en una JORNADAS DE INCULTURACIÓN perdiendo días de nuestras vacaciones, unos en julio y otros en septiembre. Nos metieron a la fuerza en el Hotel San Antón primero y en el Carmen después, y allí desfilaban expertos de los CEPS y de variadas universidades. Hasta a comer nos teníamos que quedar y a veces la comida dejaba bastante que desear. Cantidades ingentes de folios, ponencias, carpetas y todo para nada. Ya llevamos bastantes años comprobando los resultados de la losa de la Logse.

Una ley que obliga a estar en el aula a los que quieren aprender y a los que nada les importa y, además obligatoria y gratuita, es una barbaridad. Promocionar por la edad y sin tener ni idea otra aún peor. Enseñar al que no sabe es una labor preciosa, pero hacerlo con quien no quiere aprender es imposible. Así se explica el desánimo de tantos compañeros y el fracaso generalizado que año tras año descubre el Informe PISA. Y en Andalucía peor, Sr. de la Chica, sucesor del inefable Pezzi, por más centros TIC que se inventen. El PSOE es responsable, en mi opinión, del tremendo desastre.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris