Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Para qué?

Jaume Catalán (Gerona)
Redacción
lunes, 13 de diciembre de 2010, 09:59 h (CET)
Un año más hemos visto lazos rojos en las solapas de los políticos, de las feministas, de los miembros de diversos “lobbies”, etc.

Todo ello para recordar el Día Mundial contra el Sida, lo cual está muy bien. Lo curioso es que todo este despliegue de imagen no está sirviendo para frenar la pandemia del Sida, que lejos de remitir se extiende de año en año como muestran tozudas las estadísticas. La razón cae de su peso por el propio sentido común: el Sida, como ocurre con otras enfermedades contraídas por contagio, se ataja de raíz con un cambio de comportamiento humano. Es por tanto un problema de naturaleza moral y educativa.

Pero nada de esto se dice en las campañas publicitarias impulsadas desde los poderes públicos y hasta ONGs bien intencionadas. La mayor parte de los esfuerzos emprendidos en la lucha contra el Sida se centran en la distribución masiva de preservativos, que no frena la epidemia mientras contribuye a la banalización de la sexualidad.

Es curioso que la Iglesia, verdadera adalid de la lucha contra el Sida, se vea en fechas como ésta en el punto de mira. Quizás porque se atreve a decir la verdad. Porque dice, como ha explicado el Papa, que la respuesta está en la humanización de la sexualidad, en una paciente tarea educativa, y por supuesto en la acogida y cuidado de los enfermos que se lleva a cabo en miles de centros católicos esparcidos por el mundo. Por eso me pregunto: Lazos rojos ¿Para qué?

Noticias relacionadas

Una guerra que nos ocultaron por ochenta y seis años

Hace ocho décadas estallaba una de las primeras guerras encendidas por la chispa del petróleo, que en las siguientes décadas encendería llamas de avaricia imperialista sin precedentes

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLII)

Lo que siguió a esto fue una querella criminal contra estos sacerdotes del Opus Dei

Opus Dei: Comentario crítico a una carta (XLI)

Poderoso señor es don Dinero

Cuando ruge la marabunta

Este 18 de julio me ha evocado la película de Byron Haskin (1954)

Límites de la justicia

​Discrepamos del enfoque del abogado Carles Mundó, político adscrito a ERC, respecto a las consecuencias del 155 en el cambio de orientación de las perspectivas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris