Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Ojito con los regalos de los Reyes Magos

Clemente Ferrer (Madrid)
Redacción
lunes, 13 de diciembre de 2010, 09:55 h (CET)
Ante la próxima llegada de los Reyes Magos procedentes de Oriente, siguiendo la estrella de Belén, los progenitores deben estar atentos a lo que sus chiquillos anhelan que se les agasaje.

Muchos juguetes constituyen un peligro para la salud, excitan la violencia, bloquean a los críos y se tornan inactivos y caprichosos, los relacionan con héroes que suscitan malos hábitos alimenticios, empujan al sexismo, el consumismo y estilos de vida malvados. Todo esto hay que meditarlo antes de adquirir juguetes para los hijos.

Se debe evitar la compra de juguetes tóxicos, no se deben adquirir productos fabricados con plástico que los pequeños puedan llevarse a las tragaderas, ya que se utilizan néctares peligrosos que se despegan y son cancerígenos. También se deben eludir los juguetes que incluyan partes pequeñas desprendibles y que pueden ser engullidas por los críos y causar su muerte, por asfixia.

Por el contrario, se deben adquirir juguetes educativos e inteligentes, ya que se ha comprobado que los artefactos que ayudan el avance intelectual de los chiquillos son de un gran provecho para los más pequeños.

Ante todo lo expuesto es conveniente, antes de comprar un juguete preguntarse: ¿Es seguro? ¿Ayuda a mi hijo a interactuar positivamente con los demás? ¿Promueve la armonía o la violencia? ¿Le permite desarrollar su creatividad o la limita? ¿Le da elementos para desarrollar su intelecto?

Por último, en los últimos años están proliferando en el mercado internacional una serie de vehículos destinados a los niños que funcionan con motores eléctricos y gasolina, que se venden como juguetes y no lo son. Se fabrican, principalmente, en China. Son de baja calidad y muy peligrosos. Son recomendados para chavales de más de ocho años. En realidad podrían ser juguetes asesinos. En algunos países se está legislando para tomar la decisión de prohibirlos.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris