Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿De qué nos sirven?

Jesús Molíns (Zaragoza)
Redacción
lunes, 13 de diciembre de 2010, 09:10 h (CET)
¿De qué nos sirven tantas organizaciones, asociaciones, agrupaciones, etc.? Con el tiempo se han ido creando numerosas instituciones, partidos, organizaciones, movimientos, etc., nacidos a la sombra del propio sistema, pero ¿de qué nos sirven?

Según han ido creciendo y estructurándose estas instituciones y organizaciones, se han convertido en gigantescas maquinarias que acaban controlando, anulando y callando a los ciudadanos, dando la espalda a los objetivos para los que fueron creadas: la defensa de los intereses, libertades y derechos de las personas.
Controlan la democracia institucional y desactivan y anulan a la democracia real, de la que deberían disfrutar los ciudadanos para ejercer, defender y conquistar sus libertades y derechos.

Al final todo este entramado institucional y organizativo, acaba defendiendo los intereses de las clases dirigentes, políticas, económicas, financieras, empresariales, etc., perdiendo el sentido de su propia existencia. Se convierten en poderosas maquinarias que aplastan la libertad y democracia de los individuos.

¿De qué nos sirven? Sin son incapaces de defendernos, si se pliegan a los dictámenes de los poderosos mercados. Prefieren hacer recortes y anularnos todo derecho, antes que realizar reformas estructurales del propio sistema que devuelvan la democracia al pueblo.

Quizás, como nacieron con el sistema, crecieron con él y hace tiempo que pasaron a formar parte del propio sistema (tanto que subsisten y viven gracias a él) es por lo que no pueden enfrentarse a él.

Enfrentarse al sistema significa atacarse a sí mismos y a la forma de vida de muchísimos de sus dirigentes.

¿De qué nos sirven tanta democracia institucional, si en realidad nos han arrebatado la democracia real?.

La democracia de los ciudadanos se limita a depositar una papeleta en la urna cada cuatro años y aun así ese hecho tampoco es un acto de auténtica democracia pues cada voto no vale como uno.

Empieza a resultar difícil defender lo indefendible, creer en lo increíble; defender la pasividad, la falta de ideas, de decisión y la inoperancia.

Antes que reformar el sistema y perder nuestra privilegiada posición, reformo a los ciudadanos (y algunos, aunque hagan algún que otro teatrillo para salvar la cara, callan y lo permiten, pues también forman parte del sistema).

¿Cómo seguir intentando mantener un sistema que se hunde? ¿De qué nos sirven todas esas estructuras?.

Se está defendiendo a ultranza el viejo sistema capitalista, aunque este nos este erradicando totalmente la libertad, la democracia y la dignidad como personas.
Las organizaciones que forman parte del sistema son incapaces de reformarlo, por miedo a quedarse fuera del privilegio, por miedo a quedarse sin su modo de vida, sin su razón de ser, sin su sustento económico. Al final pagamos los ciudadanos.

¿De qué nos sirven todas estas organizaciones obsoletas?.

Contamos con una Constitución totalmente progresista, pero las propias instituciones y organizaciones democráticas la anulan, la amordazan, la involucionan.

¿De qué nos sirve que la Constitución Española en su artículo 1º señale que España se constituye en un estado social y democrático de derecho; que en el 33 delimite la propiedad privada a su función social; que en su artículo; que el 37 otorgue fuerza vinculante a los convenios colectivos; que en su artículo 38 supedite la libertad de empresa a las exigencias de la economía en general; que el 40 exija una política orientada al pleno empleo; que el 41 establezca el derecho a las prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad y especialmente en caso de desempleo; que el 47 vincule el uso del suelo al interés general para impedir la especulación; que en el 128 subordine la riqueza del país al interés general y permita la intervención de empresas por el mismo interés y que en el artículo 131 hable de la planificación de la economía?
¿De qué nos sirve esta Constitución si las propias estructuras, instituciones y organizaciones creadas por ella la engullen y la amordazan?

Todo pasa por un cambio de sistema, por un cambio de organización, por un cambio de estructuras, por un cambio de constitución, por devolver la soberanía nacional y la democracia a los ciudadanos.

Noticias relacionadas

¡Qué escándalo! ¡Qué escándalo!

“Una nación no se pierde porque unos la ataquen, sino porque quienes la aman no la defienden” Blas de Lezo y Olavarrieta. Almirante español (1689-1741)

García Albiol, el sheriff de Badaolna

Perfiles

Los políticos catalanes optan por enfrentarse a la Justicia

El todo vale, el no me da la gana o el me rebelo contra la autoridad española, se han convertido en el leitmotiv del separatismo catalán. El anarquismo se impone

Críticas a refranes (I)

El objetivo de este artículo de opinión es efectuar una crítica a determinados refranes

Hedonismo de Epicuro

El epicureísmo es una escuela filosófica helenística
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris