Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Fútbol / Primera División   -   Sección:   Fútbol

Cuestión de pegada (1-0)

Albín decanta el encuentro a favor del Getafe. El Villarreal mereció más.
Redacción
sábado, 11 de diciembre de 2010, 19:37 h (CET)
Gran reacción de los de Míchel, remaron a contracorriente y encontraron oro. Los madrileños se colocan sextos provisionalmente, con 23 puntos en su haber. Miku cuajó su mejor partido como azulón y se consolida por méritos propios como la referencia en ataque.

Ficha técnica
1 - Getafe CF: Codina (2); Miguel Torres (1), “Cata” Díaz (1), Marcano (2), Mané (1); Víctor Sánchez (2), Parejo (2); Pedro Ríos (1), Manu Del Moral (1), Gavilán (1); Miku (2).

0 – Villarreal CF: Diego López (1); Ángel López (1), Marchena (1), Musacchio (1), Capdevila (1); Bruno (1), Marcos Senna (1), Santi Cazorla (1), Borja Valero (2), Cani (1); Nilmar (2)

Cambios: En el Getafe C.F. entraron al terreno de juego: Rafa López (1) por Gavilán (1) (min. 46), Albín (2) por Manu Del Moral (1) (min. 68) y Casquero (-) por Parejo (2) (min. 83). Fueron sustituidos en el Villarreal CF: Cani (1) por Marco Rubén (1) (min. 53), Marchena (1) por Catalá (1) (min. 71) y Santi Cazorla (1) por Jefferson Montero (1) (min. 77).

Goles: 1-0 Albín.

Árbitro: Paradas Romero (Comité andaluz) (1) En los locales amonestó a Mané (min. 16), Víctor Sánchez (min. 20), Miku (min. 42). Mientras que en los visitantes vio la cartulina amarilla: Bruno (min. 46). Además expulsó con tarjeta roja directa a “Cata” Díaz (min. 40) y por doble cartulina amarilla a Albín (min. 78 y 88)

Incidencias: 10.000 espectadores en el Coliseum Alfonso Pérez. Terreno de juego en buenas condiciones.

Datos destacables
Lo mejor: La lucha azulona
El Getafe no se ha amilanado a pesar de enfrentarse a uno de los mejores equipos de la liga y de encontrarse gran parte del encuentro con un hombre menos. Espectacular lección de contención y de contraataques de los pupilos de Míchel.

Lo peor: El Villarreal mereció más
El conjunto de Garrido llevó el mayor peso del encuentro, gozó de posesiones de balón más largas y no supieron concretar sus ocasiones. Un empate hubiese sido justo, incluso una victoria amarilla, pero el Getafe jugó mejor sus cartas y aprovechó sus opciones, el fútbol está construido así.

El dato: Quinto partido consecutivo sin perder del Getafe
Los azulones están de dulce, el equipo acumula 3 victorias en cinco partidos, encuentros en los que ningún rival ha sido capaz de doblegar a los madrileños
Óscar Vilanova / Enviado al Coliseum Alfonso Pérez

Sorprendente, así se pude calificar la imagen ofrecida por los hombres de Míchel en el encuentro de hoy. Visitaba el Villarreal el Coliseum, uno de los mejores conjuntos en lo que va de campaña, parecía que le Getafe lo tenía crudo, era difícil sobre el papel y tras la expulsión de “Cata” el partido se puso muy cuesta arriba. No obstante el equipo de Míchel cumplió y mostró la senda que no ha de abandonar si no quiere descolgarse de la pugna por la zona tranquila y por Europa principalmente. El choque comenzó titubeante sin embargo la primera ocasión no se hizo esperar, tras un pase adelantado y el posterior error de cálculo en el despeje de Musacchio, el balón le llegó a Miku en la esquina izquierda del área amarilla, el venezolano penetró en el área y le sirvió el esférico a Gavilán que acompañaba la jugada desde atrás, el valenciano chutó en una buena posición, sin embargo el balón llegó manso y centrado, fácil de atajar para Diego López. Es de conocimiento general que el Villarreal es un equipo alegre, de buen trato al balón, de contras eléctricas y de verticalidad al más puro estilo. Todo ello aderezado con jugadores con calidad, capaces de zafarse de cualquier defensor y de generar cualquier aprieto. Así lo demostró Santi Cazorla en los primeros minutos, tras recortar hacia dentro en el interior área grande, se plantó en los dominios de Codina y con un disparo fuerte pero sin mucha colocación trató de poner el primero en el luminoso del Coliseum, sin embargo el meta catalán estuvo atento y despejo el peligro como buenamente pudo.

Dadas estas pautas no es difícil imaginar lo que ocurrió pocos minutos después, el Getafe se fue diluyendo en el partido y la mayoría de sus opciones se reducían a los pocos contraataques que eran capaces de enlazar los pupilos de Míchel, mientras que el Villarreal, con paso fuerte y firme y dejando sobre el césped del Coliseum pequeñas dosis de la calidad que atesora este equipo, se fue haciendo con el control y el tempo del partido. Avisaron en dos ocasiones más los hombres de Garrido, la primera tras un buen pase de Santi Cazorla hacia Nilmar, la jugada fue posteriormente anulada por un discutible fuera de juego cuando el brasileño estaba solo ante Codina. La segunda llegó tras una gran jugada individual del 7 amarillo, que se internó en el área derrochando a su paso velocidad y desborde, sin embargo cuando estaba en buena posición para el remate final, la defensa acertó a contener el peligro.

El Villarreal continuaba a lo suyo, tocando por aquí, desbordando por allá, avanzando metros por un lado, buscando espacios por el otro y el Getafe contenía como buenamente podía el empuje amarillo. En esta tesitura, el balón le llegó a Ángel López, premiando el esfuerzo que el lateral derecho había realizado para acompañar la jugada por su banda, el canario buscó y encontró entre líneas a Nilmar, que le tiraba el desmarque dentro del área y hacia el brasileño fue el balón, lamentablemente para los intereses amarillos la jugada acabó con el derroche de coraje de “Cata” Díaz, que despejó el balón a córner cuando el delantero amarillo estaba a punto de cruzar su remate. El Getafe se desperezó en el último tercio de la segunda parte, los de Míchel tuvieron dos ocasiones de inaugurar el marcador, por mediación de Parejo la primera, tras una falta muy bien ejecutada por el 11 azulón que buscaba el palo derecho de la portería de Diego López. La segunda anduvo en las botas de Manu Del Moral, que tras recibir un balón dentro del área cruzó en exceso su remate, marchándose el balón desviado de la portería castellonense.

La polémica estuvo presente al final de los primeros 45 minutos, primero tras un posible penalti cometido sobre Parejo, que encendió los ánimos del Coliseum, cuando se internaba con buena opción de disparo en el área castellonense. La segunda jugada, bastante menos discutible, fue la expulsión de “Cata” Díaz que cazó por detrás al brasileño Nilmar cuando encaraba solo la puerta de Codina, este último percance terminó de avivar el fuego que se había extendido en la grada durante la jugada anterior. La primera parte concluiría con un disparo a bocajarro de Nilmar que despejó, mostrando su rapidez de reacción, con el pie Codina.

Quien perdona la paga
Tras el descanso y empujado por las circunstancias, Míchel se vio obligado a dar entrada en el campo a Rafa López en detrimento de Gavilán, hacerse fuertes en defensa teniendo en cuenta al rival que tenían enfrente era una necesidad, más aún con un hombre menos en el campo. La tónica general no iba a variar ni un ápice tras el descanso, el Villarreal continuaba siendo dueño y señor del partido, aunque no encontraba el premio del gol. El Getafe era conocedor de ello y trataba a su invitado como merecía, estando fuertes atrás, presionando con gran intensidad y buscando la portería amarilla en los balones parados y a la menor oportunidad de contra principalmente.

Se estaba adaptando perfectamente el equipo madrileño a su rol en el partido y con el paso de los minutos sus ocasiones se hicieron algo más palpables, era mucho el peligro que llevaban los azulones a la puerta de Diego López en los balones colgados al área con maestría por parte de Parejo, la ocasión de mayor peligro azulón fue un disparo desde la frontal del área de Miku que se perdió a centímetros del palo izquierdo de la meta villarrealense, tras una contra en la que el venezolano tuvo alguna opción más interesante que el disparo. Las siguiente gran oportunidad madrileña, la más clara para los de Míchel en el transcurrir del encuentro, llegó tras un buen pase de Miku a Pedro Ríos dentro del área amarilla, el jerezano tenía todo a favor para batir a placer a Diego López, sin embargo su remate se fue al limbo.

Las ocasiones brillaron por su ausencia durante gran parte de la segunda mitad, el dominio continuaba perteneciendo al conjunto de Garrido aunque, en este tramo de partido no acompañaron esa presencia en el campo con oportunidades de gol, opciones que cayeron más del lado azulón, con un Miku muy participativo en la punta de lanza del dibujo de Míchel. El venezolano casi desata la euforia en el Coliseum cuando un remate suyo en boca de gol se introdujo en las mallas de la portería defendida por Diego López, sin embargo y muy a su pesar Paradas Romero iba a anular el tanto por posición antirreglamentaria del 7 azulón. No sería en ese momento, pero minutos después un balón colgado desde la derecha por Pedro Ríos iba a aterrizar sobre la testa de Javier Casquero, que se la cedió son suavidad a Juan Albín dentro del área, tras un buen control orientado del uruguayo, el balón le quedó franco en su pierna izquierda, no perdonó el 10 azulón y mandó el balón al fondo de la portería del Villarreal, desatando la locura en el feudo azulón y dándole un justo premio a los hombres de Míchel que habían buscando con ahínco el gol a pesar de la expulsión. Finalizó el encuentro pues con la justa victoria del Getafe que supo jugar sus cartas con maestría y que consiguió de paso un deseo importante del club, el apoyo de la hinchada, espectacular el ambiente del Coliseum, especialmente en los últimos minutos.

Sala de prensa
Míchel (Entrenador del Getafe)

"Yo creo que el equipo ha ofrecido una muestra de lo que venimos dando, para mí el Villarreal ha sido el mejor equipo que ha pasado por aquí, un rival con mucha intensidad con mucha fortaleza, no solo hay que mirar que hemos logrado la victoria con un hombre menos, también hay que observar con quién se ha conseguido. En la segunda parte hemos aparecido más y hemos tenido en Miku a un jugador extraordinario. Somos un equipo que en partidos como el de hoy llamamos la atención, hemos conseguido que el público se involucrase. La fe ha ido creciendo con el paso de los minutos, además ellos apenas han hecho ocasiones en la segunda mitad, tan solo una de Nilmar. Ha sido una victoria merecida y meritoria"
Juan Carlos Garrido (Entrenador del Villarreal)

”Nosotros hemos hecho un partido en el que teníamos la intención de ganar, lógicamente cuando se pierde lo normal es cabrearse e intentar buscar los errores para que no vuelvan a ocurrir. El Getafe le ha puesto mucha intensidad defensiva, han sabido salir rápido a la contra, nosotros buscamos más la posesión del balón con jugadas más elaboradas. Cuando no ganas no puedes estar contento, sabes que los partidos son exigentes y te enfrentas a buenos equipos pero nuestra intención siempre es ganar. Yo creo que el árbitro no ha tenido ninguna influencia, es cierto que a nosotros no hubiese interesado un ritmo de juego más fluido porque los parones favorecían la intensidad defensiva del Getafe".


Noticias relacionadas

Un City pletórico marca territorio y Liverpool y Arsenal se dejan puntos

Los de Pep Guardiola sometieron sin piedad al Swansea

Bale resuelve el enredo ante el Al Jazira

El galés mete al Real Madrid en la final del Mundial tras marcar en el minuto 81

Bale: "El fútbol es mejor sin VAR"

"Aún no se puede decir que esté al 100%"

El Chelsea pisa los talones al United tras ganar al Huddersfield

El City tiene encarrilada la Premier

Cristiano: "Sería bonito jugar con la BBC otra vez"

Busca el sexto Mundial de Clubes para el equipo, sumando las extintas Copas Intercontinentales
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris