Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Caribe canibalizado

Isaac Bigio
Isaac Bigio
sábado, 11 de diciembre de 2010, 08:25 h (CET)
El hábito de comer carne de la misma especie es algo que repugna, pero que también siempre ha sido practicado por distintos grupos humanos. Las primeras evidencias de ‘canibalismo’ se han encontrado en restos de europeos de hace 800,000 años atrás.

A pesar que durante cientos de miles de años comunidades humanas de todos los rincones del globo emplearon formas de canibalismo, este término solo fue inventado hace medio milenio. Este se basaba en la palabra que servía para nombrar a los pueblos ‘caribes’, quienes eran maestros en navegar un mar tan grande como el Mediterráneo de los fenicios y griegos.

Cierto que varios pueblos precolombinos ingerían partes de sus enemigos por motivos rituales pero su dieta se basaba en la pesca, caza o agricultura. Al asociarlos con el canibalismo, se dio rienda suelta a masacres, a tal punto que hoy solo sobreviven pocos millares de personas viviendo en comunidades caribes. Los europeos no se devoraron a algunos caribeños, simplemente los exterminaron.

A partir de entonces, el Caribe se convirtió en la zona del mundo que más ha sido completamente repoblada y fragmentada. En las Antillas el grueso de sus habitantes desciende de esclavos africanos e inmigrantes del viejo mundo.

Hay 2 tipos de Antillas. Las mayores son 4 islas: Cuba, Dominicana-Haití, Jamaica y Puerto Rico. Estas suman más de 200,000 kms2 y más de 35 millones de habitantes. En cambio, las Antillas menores pueden llevarse el premio del libro Guinness de los récords en cuanto a atomización territorial. En un área que suma 13,000 kms2 (menos que la mayoría de las regiones internas de cualquier país suramericano) y que no llega ni a los 4 millones de habitantes (menos que la población de cualquiera de las grandes urbes latinoamericanas) existen 24 países o territorios (número mayor al de las repúblicas latinoamericanas).

16 de estas 24 entidades son dependencias de Francia, Reino Unido, Holanda, EEUU o Venezuela. Las 8 Antillas restantes que son independientes, tienen como idioma oficial al inglés y son parte de la Commonwealth británica, aunque solo 2 de ellas son repúblicas, pues las otras 6, a pesar de tener su propio parlamento, siguen teniendo a Elizabeth II como su jefa de Estado.

La forma en la cual la población originaria fue aniquilada y reemplazada por una que en su mayor parte fue forzada a venir ha creado una situación excepcional pues allí el vacío dejado por la desaparición de los pueblos y dialectos originarios no fue llenado por idiomas europeos (salvo en el caso del español donde este rigió) sino que dio paso a la creación de nuevos idiomas que combinan elementos europeos, africanos o amerindios.

Haití, Santa Lucía, Dominica y otras islas no hablan francés sino un criollo basado en un tronco africano con palabras afrancesadas. El inglés criollo de Jamaica, Belice y de muchas Antillas menores es incomprensible para un británico común. En los territorios holandeses se han creado lenguas que mezclan vocablos neerlandeses, ibéricos, ingleses, africanos o amerindios como el papiamento de Aruba y Curazao o el Sranan Tongo de Surinam.

En el léxico político mundial se usa la palabra ‘balcanizar’ para referirse a la fragmentación de pueblos vecinos. Sin embargo, el Caribe supera en divisiones a dicha península europea. El término ‘canibalizar’ no debería referirse a una práctica con la que se ha calumniado a los pobladores antiguos del Caribe sino a la forma en la cual tantas potencias han puesto la mano y han desgarrado a una región.

Mientras tanto la posibilidad de que el Caribe se una en torno a una federación, solo podrá realizarse en conjunción con los intentos de afianzar un bloque con el resto de la América sur y central, por lo que superar la canibalización del Caribe es una tarea pendiente para lo que se sigue llamando América Latina.

Noticias relacionadas

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña

Cataluña a la deriva (y 3)

Entre lo emocional, caótico y ridículo

Hipatia, filósofa de Egipto

Es una mujer dedicada en cuerpo y alma al conocimiento y a la enseñanza

Hipnosis colectiva

La capaña representa uno de los capítulos más esperpénticos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris