Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

PISA

Ángel Ruiz Cediel
Ángel Ruiz Cediel
@angelruizcediel
sábado, 11 de diciembre de 2010, 23:00 h (CET)
Pisa, morena, pisa con garbo. Pisa el poder a la educación con su adoctrinamiento satánico o stalinista, pisa el interés espurio a los intereses ciudadanos y pisa el teatro a la realidad. Que ahora vengan los poderes responsables en educación –muchos de los cuales no tienen concluidos sus estudios universitarios- y que digan o se lamenten que la nota obtenida por España en el Informe PISA no es buena porque nuestros estudiantes de hoy son el futuro de mañana, no puede ser interpretado sino como repugnante humor negro.

Para aclaración de este teatrejo que se traen entre mano esos pésimos actores que son nuestras autoridades, sería bueno que el ciudadano de a pie supiera –por si en un aquél ha estado en Babia durante este tiempo- que hay incontables promociones de titulados superiores, excelentemente formados y con varios másteres y todo eso, que para encontrar trabajo de vendedores de supermercado tienen que mentir en el currículo y ocultar que alguna vez leyeron siquiera un libro, porque de otro modo no tienen oportunidad alguna. Y debieran saber, también, que diez de cada diez empleos públicos convocados para titulados superiores, está otorgado de antemano, y frecuentemente diseñadas las condiciones del puesto al perfil del ninio de vaya usted a saber quién, que no hay nada extraño en que incluso la totalidad de los empleados públicos de un pueblo sean todos miembros de la misma familia, como sucede en ese pueblecito andaluz de infausto nombre.

Vamos, que todo es mentira. No lo de PISA, sino todo lo demás. Los titulados españoles sólo se preparan para la emigrar, en el mejor de los casos, y punto, porque saben que aquí hay que ser putas, frikis o amigos de alguien para tener una oportunidad. Hagan una lista de todos los altos cargos públicos, desde el Presidente hasta los responsables de lo que sea de los ministerios o empresas paraestatales, pongan al lado sus títulos, y luego desmiéntanme, por favor. Mejorar, pues, ¿para qué?...

El chiringuito que se han montado algunos pocos poderosos que controlan el orden social, requiere idiotas y no personas formadas, y por eso se promueve el fracaso en el colegio con un profesorado incompetente (más del 70% de los superdotados fracasan en el cole y menos de un 3% acaba sus estudios superiores), se idiotiza al personal en la tele a través de series para disminuidos mentales, dibujos animados para subnormales y de programas para parapléjicos neuronales, y se les aborrega con modas absurdas y sonsonetes dignos de ser demandados de divos producidos a mansalva por el márquetin dominguero y el satanismo activo. Y, si todavía alguien tiene alguna duda, comprueben por sí mismos que más de 80% de los titulados superiores licenciados en los últimos veinte años está trabajando en algo que no tiene nada que ver con aquello para lo que estudió, o que más de 50% de ellos ni siquiera ha tenido o tiene una oportunidad de empleo. ¿Nuestro futuro?... Bueno, si ellos lo dicen; pero yo les recomendaría a los que dicen eso que dejaran las drogas y el alcohol, que eso no trae nada bueno.

Yo no sé si es que las autoridades educativas son tontas o nos quieren hacer idiotas a los demás, pero como chiste ya aburre. Los colegios son un desastre como la santa catedral de Toledo en los que más oportunidades tiene de aprobar un alumno por el baboseo de los padres o el peloteo y buena raigambre del nene que por las cualidades intelectivas del alumno, y donde a los superdotados se los persigue, se los acosa, se los practica el Bullying-moving y se los convierte en rebeldes, además de que las Inspecciones de educación son instrumentos corporativistas para, haciéndole falazmente creer al ciudadano que están para hacer que el sistema funcione y proteger a los alumnos discriminados, dar coartada de que todo está fetén y que sigan en la suya los incompetentes maestros que descuajaringan a los chicos.

Los chicos son jóvenes, pero no idiotas, y basta con que vean una o dos horas la televisión y que hagan un par de preguntas a sus padres y éstos se las respondan con honestidad, para que sepan que estudiando no tienen ni una sola oportunidad de llegar a ninguna parte en este país. Aquí se premia la vulgaridad, el chiringuitismo o la escudería, la nada, la estulticia. Y poco me importa que reparen incluso en nuestros nóbeles o en el elenco de quienes conforman el Gobierno o las Reales Academias, porque el resultado es el mismo. Esto es un despropósito, una corrala, un cortijo, y, al que no comulga con las opiniones del amo y lame como es debido, a la marginación... o a la lista negra.

Y, bueno, no vayan a pensar que esto lo dice alguien que está resentido porque sí o que no tiene conocimiento de causa, sino que se lo dice alguien con un CI de 176 y padre de cuatro niñas (tres de ellas mujeres ya) superdotadas, quien fue perseguido, acosado y expulsado de dos colegios (y está en cantidad de listas negras de ésas que no existen), de forma parecida a como hoy y ahora está sucediendo con otra de ellas. Las otras tres, que ya terminaron hace años sus estudios superiores, una está como becaria (cuatro años ya en esta tesitura) en Cambridge, y la otra, excelente arquitecta (desde hace cinco años), mano sobre mano, como el resto de su promoción.

¿PISA?... ¡Si yo dijera a quién hay que pisar… y el cuello!

Noticias relacionadas

Hacer República

J. Hernández, Málaga

Un blanco sueño por Astún (Huesca)

V. Rodríguez, Zaragoza

La Navidad, Trump y los demás

M. Ferraz, Barcelona

Demasiadas ‘normalidades’

S. Madrid, A Coruña

Un regante alimenta a 155 personas de media al año

D. Martínez, Burgos
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris