Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un d a menos   -   Sección:   Opinión

Las rebajas de la sociedad

Juan Antonio Hurtado
Redacción
sábado, 15 de enero de 2005, 22:26 h (CET)
Son las 7 de la maana, suena el despertador, la mano ciega y aturdida golpea la mesita de noche para hacer callar ese infernal ruido. Cuando para de sonar, abres los ojos, y esbozas una amplia sonrisa: Hoy empiezan las rebajas.

Te levantas y te vistes apresuradamente, ni siquiera desayunas, el marido se queda perplejo en la cocina con el caf en la mano y te pregunta. Dnde vas tan r pida? Cario, me voy a las rebajas-.

As empiezan el da millones de personas en Espa a Qu triste no? Se pasan varios d as antes del comienzo de las rebajas comentando y contando los segundos que quedan, incluso ya tienen una lista detallada de cuando se gastaran y lo que compraran. Puede ser que alguna persona, dos o tres das antes de las rebajas vaya al establecimiento y esconda alguna que otra prenda de ropa para as poder comprarla cuando llegue el mencionado da. Este comportamiento no es ni mas ni menos que la consecuencia l gica del materialismo puro y duro, gracias a la publicidad que tenemos que soportar el la pequea caja tonta que adorna cada sal n de las casas de esta amplia sociedad. La publicidad abusiva que podemos encontrar en los medios de transporte pblicos, en las carreteras y en la televisi n ejerce una opinin p blica de la ropa o electrodomsticos que debes de tener para poder pertenecer o no a una clase social predilecta seg n la posesin de dichos art culos. El tema de conversacin de cada enero es el mismo, no puedes evadirlo, nada es m s importante. El consumismo no es algo propio de la batalla de sexos en la que involuntariamente estamos enfrentados, tanto el hombre como la mujer son igual de consumidores, pues es un valor intrnsico de esta enferma sociedad.

Yo personalmente odio las rebajas, esas personas que tienen tantos deberes sociales y familiares, pierden el tiempo pele ndose por una prenda de ropa en medio de unos grandes almacenes, que podran considerarlos una especie de templos o mezquita, despu s de acabado el da rebajero퓔 se vanaglorian tomando un caf con las vecinas, a las que ense an las prendas cosechadas de sus esplendorosas batallas contra una mujer posiblemente de 60 aos que se quedo apenada por no conseguir el sost n de color beige que mas le gustaba.

Vivimos rodeados de lujos, cuando tan solo necesitamos necesidades de lujo, porque las necesidades bsicas las tenemos cubiertas, aunque solamente lo tenga un porcentaje de la poblaci n, pues no todos tienen comida caliente cada da y cada noche, vivimos en un mundo globalizado, vivimos en un mundo consumista, donde en cada casa hay mas de 2 televisores, un video, un dvd, un ordenador, un coche, una casa; todos estos bienes materiales son como m nimo los que conforman el hbitat del ser humano hoy en d a, eso si, en los pases desarrollados.

En Cuba, son m s felices. No he ido nunca a Cuba, pero tengo constancia de que es as. Dicen que all todos sonren cada ma ana, todos comen, todos en general subsisten, y no les hizo falta venderse a la economa mundial ya las grandes multinacionales, no les hizo falta montar un Macdonalds, no se tuvieron que vender, hoy en d a es un modelo a nivel mundial de un dicho muy conocido: No es mas feliz el que ms tiene, sino el que menos necesita

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris