Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Dios nos coja confesados

Miguel Rivilla (Alcorcón)
Redacción
jueves, 9 de diciembre de 2010, 10:44 h (CET)
Cuando un evento es irreversible, de imposible solución o de extrema gravedad, se echa mano del dicho popular “Dios nos coja confesados”.Es la expresión de impotencia, de un fracaso previsto o de un insólito milagro. Así suele expresarse el pueblo llano ante una crisis sin salida, o ante las promesas del presidente del gobierno, mil veces repetidas e incumplidas, con millones de parados y medidas de recortes en la economía personal.

Mi alusión va en otro sentido no político y material, sino personal y espiritual de dicha frase, cuyo significado indica la última tabla de salvación en el punto y hora de pasar a la otra orilla del más allá y emprender el viaje sin retorno a la nueva dimensión. No hay nada más incierto que el hecho cierto de la muerte. Ocupados y preocupados por las realidades temporales y la actividad cotidiana, la mayoría de los humanos, no perciben la proximidad de la parca, como admirablemente advirtió el gran poeta Jorge Manrique: ”Recuerde el alma dormida, avive e l seso y despierte, contemplando cómo se pasa la vida, como se viene la muerte tan callando”. La hora de la verdad se aproxima a todos. De cómo nos encontrará, va a depender nuestro destino eterno. No hay pues, momento más trascendente que el de la muerte. Adquiere su verdadero sentido el dicho popular:

“Que Dios nos coja a todos confesados “ o cuando menos, con el alma limpia de pecado mortal, pues como dice la Biblia: “Nada manchado entrará a la presencia de Dios tres veces santo”.

Noticias relacionadas

La maldita enfermedad

A lo largo de la historia se han declarado pandemias que han diezmado la población de grandes zonas del mundo

Siempre quedará Valle

En tiempos turbulentos, en los que España parece un boceto de sí mismo, un esperpento, hay que reconstruir los cristales cóncavos de la Calle del Gato

Podemos, el cuarto en discordia

Isabel del Rey, de profesión poeta

Hay que leer estos 'Versos de escuela' de Isabel del Rey porque es la libertad lo que se lee en los poemas

Miedo nos da. ¿Un Art.º 155 descafeinado?

¿Se pretende restaurar la legalidad en Cataluña o salir del paso con el menor coste político?
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris