Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¿Consumismo, yo?

Pepita Taboada (Málaga)
Redacción
jueves, 9 de diciembre de 2010, 10:43 h (CET)
Por lo que observamos parece que el consumismo es el estilo de vida más influyente. Sin embargo casi nadie reconoce estar inmersos en la fiebre consumista. Y es que se cuela como por ósmosis y el hombre va viendo normal unas necesidades sobreañadidas (superfluas). A esto también se le llama “crearse necesidades”.

Para muchos el no poder gozar del último aparato de televisión o no disponer de la cámara fotográfica, o móvil, o coche, recién sacados al mercado, o cientos de cosas más menudas, sería tanto como contraer una enfermedad o ser víctima de una desgracia. Y no es así. El “todo el mundo lo tiene”, aparte de que no es cierto, no vuelve a esos bienes imprescindibles ni siquiera convenientes. Todo depende de la repercusión que tienen en cada individuo que los posee, los usa o los aprovecha, es decir, por los efectos que producen en él. No podemos olvidar que son bienes necesarios aquellos que amplían nuestra capacidad de ser persona. Lo dijo en cierta ocasión Juan Pablo II: “Los verdaderos bienes son los que abren horizontes al hombre”.

Cada uno sabrá si los bienes que posee facilitan o estorban el crecimiento de su propio ser hombre, si está rodeado de cosas superfluas que pueden asfixiarle o, por el contrario, tiene su panorama vital despejado.

Si la acumulación de bienes o también el deseo enfermizo de poseerlos se convierte en una carrera atropellada, es indudable que además de contrariar la serenidad de espíritu, perjudica el ejercicio de la solidaridad, que es la virtud más profundamente humana.

Coincidiendo con las ya cercanas Navidades nos puede animar, por una parte, a ser más sobrios cuando reflexionamos en el desprendimiento más absoluto que rodeó el nacimiento de Jesús, Redentor del mundo, y por otra a saber compartir nuestros bienes y nuestro tiempo a favor de tantas personas que están pasando momentos difíciles.

La solidaridad puede hacer borrar de nuestras costumbres la angustia del consumismo.

Noticias relacionadas

Erradicar el virus

“Ni hierba en el trigo ni sospecha en el amigo” Autor Desconocid

Dinamitar para perseverar

“Muchísimo cuidado con quién pacta el PSOE, que los que han fusilado nacionalistas en la historia de este país, nos han fusilado a los progresistas también”

Más de 700 artículos

Escribir es un puro disfrute para la mente

Cuando los golpistas hablan de golpe de Estado

“¡Ahí está el detalle! Que no es ni lo uno ni lo otro sino todo lo contrario” Mario Moreno “Cantinflas”

Mayor toma de conciencia

Hay que educar para el respeto. Solo así podremos convivir
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris