Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Muerte digna

Josefa Morales (Valladolid)
Redacción
jueves, 9 de diciembre de 2010, 10:42 h (CET)
Oímos hablar del “turismo funeral” en Suiza, del caso del sádico Doctor Baumann en Babiera, de la enfermera húngara que se cargó a 40 pacientes, por “compasión” según ella, y de casos ocurridos en diversos hospitales. Consecuencia de la “cultura de la muerte”, es que se hable de “muerte digna”, vocablos que maquillan la eutanasia, palabra que tiene mala prensa por tratarse de homicidio. En España, el Gobierno presentó, en noviembre, un Proyecto de ley para la “muerte digna”. Aunque diga Rubalcaba que “no es una ley de eutanasia”, muchos tememos que se trate del principio. Malo es que nos acostumbremos a derivar lo delictivo hacia lo normal, como ha sucedido con el aborto.

Se empieza por eliminar a ancianos y a enfermos crónicos o terminales (porque producen sujeción e incomodidades; o porque los parientes esperan impacientes la herencia o porque quieren huir de la molesta presencia del dolor; o por sadismo…). Ya puestos, ¿no podría desaparecer, del Código Penal, el sacrificio de importantes grupos humanos por considerarlos, al igual que los nazis, que son “vidas sin valor”? Para que se acepte la eutanasia, se habla de “muerte digna” e indolora y se airean casos conmovedores; pero el motivo real es el propósito de un grupo de adinerados masones norteamericanos muy influyentes y equivocados, de reducir la población. Ahora que hay crisis económica generalizada como en tiempos del nazismo, ¿no aumentará el peligro?

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris