Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Prensa Latina, la política claudicante de Raúl Castro y el espionaje a Paraguay

Luís Agüero Wágner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
jueves, 9 de diciembre de 2010, 08:44 h (CET)
Si algún signo hay de que algún cambio está ocurriendo en Cuba con la llegada al gobierno de Raúl Castro, es el giro desde la intransigencia a la claudicación respecto a la política exterior cubana en relación al imperio. Y de hecho, es palpable ello cuando una agencia noticiosa como Prensa Latina, gestada al fragor de las luchas de la Sierra Maestra y la epopeya del Che Guevara, cita como fuente a voceros de un grupúsculo gestado a través de la financiación de USAID. “El Partido Popular Tekojoja denunció los verdaderos intereses de la política exterior del gobierno estadounidense respecto a Paraguay y aseguró que las denuncias de espionaje de Wikileaks no son una novedad para este país” afirma una noticia de la agencia noticiosa cubana, omitiendo que el Partido Popular Tekojoja es archiconocido en el mundillo de la izquierda paraguaya por sus vinculaciones con USAID.

En realidad, Tekojoja es un grupo que utiliza como mampara una ONG denominada Gestión Local, la cual recibía fuertes sumas de USAID a través de sus principales referentes, Guillermina Kanonikoff y Raúl Monte Domecq, algo omitido en las crónicas de Prensa Latina debido tal vez a razones de propaganda. La nómina de grupos luguistas vinculados a USAID y otras herramientas de penetración imperialista, puede leerse abajo.

Repudio al imperio
Desatado el cablegate con las revelaciónes del sitio Wikileaks, en la web ha circulado una invitación que dice: “Hartos de la injerencia de los EEUU en nuestro pais, estudiantes de trabajo social convocan a una manifestacion en forma de repudio a los ultimos hechos que han salido a luz. Sera el dia lunes 6 de diciembre a las 18:30 hs, frente a la embajada de EEUU; exigiendo que Liliana Ayalde pida disculpas de manera formal a nuestro Pais, al Sr. Bareiro Spaini y que abandone el Pais”.

Se ignora si también se repudiará al gobierno de Fernando Lugo, por permitir el desarrollo de la penetración a través del Plan Umbral y haber importado la represión del Plan Colombia al Paraguay, pero deberían hacerlo.
Respecto al supuesto espionaje a Lugo por parte del departamento de estado, debe decirse en honor a la verdad que en realidad se trataba de un espionaje al gobierno predecesor, como lo prueba el documento al pie de esta nota.

Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris