Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   The Washington Post Writters Group   -   Sección:   Opinión

¿Están para jugársela los demócratas?

E.J Dionne
E. J. Dionne
jueves, 9 de diciembre de 2010, 08:29 h (CET)
WASHINGTON - Desde Ohio, la congresista Mary Jo Kilroy describe "la preocupación, la angustia y en ocasiones desesperación" entre sus electores y anima al Presidente Obama a dedicar más tiempo a la gente que no gana "sueldos de seis ceros".

Desde Pennsylvania, el congresista Joe Sestak dice que los estadounidenses están indignados con una administración que no les ha protegido de la catástrofe económica.

Y desde Virginia, el congresista Tom Perriello insinúa que los votantes no están tan interesados en el "bipartidismo" como en el "post partidismo". Explica: "Lo que buscamos es a alguien que resuelva el problema, no una solución que se encuentre casualmente a medio camino entre las dos formaciones".

La semana pasada, me senté con estos Demócratas derrotados en noviembre para hacerme una idea de lo que significan las elecciones para el futuro y cómo debe de responder el presidente. Sus observaciones fueron más reveladoras que las abstracciones que la opinión erudita generalizada invoca para explicar lo que supuestamente manifestó "el pueblo".

Hablaron nada más salir del estado de la Cámara poco después de aprobar la ampliación de las bajadas tributarias Bush exclusivamente a las familias que ganan menos de 250.000 dólares al año. Esta votación de principios fue despreciada injustamente por "simbólica", pero Perriello aduce algo que pone de relieve la oportunidad que habían perdido Obama y los Demócratas.

"¿Por qué no jugar", preguntó, "en lugar de jugársela como siempre?" Perriello no estaba de humor para criticar a su ya asediado partido. Pero sus declaraciones apuntan cómo se podría haber evitado un debilitante encuentro por los recortes fiscales.

En lugar de permitir que el debate se centrara en el viejo régimen fiscal desde el principio de la década, Obama y los Demócratas deberían haber aspirado desde el principio a reemplazar las medidas fiscales Bush. Su propuesta podría haber alejado la carga fiscal del contribuyente de renta media en favor de los ricos al tiempo que habría proporcionado incentivos claros a la creación de empleo y la innovación siguiendo las líneas maestras sugeridas por el Senador Mark Warner, D-Va.

Ser el partido del "nuevo y mejorado" desde luego es mejor que quedar entrampado en una lucha cuyos términos fueron fijados por completo por los Republicanos.

Mejoras es lo que buscan desesperadamente los electores de Kilroy, sableados por dificultades económicas a largo plazo. Las derrotas claras del partido este año entre los votantes de clase obrera blancos, explica ella, no deberían de haber sorprendido a nadie.

"Durante los cuatro últimos años les vi pasar de estar inquietos con el futuro a estar preocupados, pero también esperanzados durante la campaña de 2008, hasta estar muy indignados". Para apoyarse, invoca el mundo visto por una persona que "trabajara durante 25 años en Siemens".

"Tienes un hijo que es jugador de baloncesto en el instituto y quiere ir a la universidad -- y entonces tu planta cierra y se marcha a México", dice, "y eres un caballero de edad respetable y otra fábrica u otro empleo no va a contratarte. Piense en la desesperación que siente esa persona".

Esos votantes ven a Washington como "un lugar en donde se están vendiendo sus intereses". Lo que quieren, dice, es "sentir que son tratados igual de bien que los banqueros a los que se rescató".

Sestak, que perdió por los pelos una carrera al Senado, dice que el electorado no estuvo tan movido por el odio generalizado a la administración como por la indignación por su fracaso a la hora de impedir la crisis económica. "El gobierno no les protegió de este desastre -- y ellos no habían hecho nada malo", dice.

El resultado de las elecciones, dice, "fueron unos comicios destinados a neutralizar al gobierno porque nadie había defendido lo que puede hacer o debe de hacer el gobierno". Un punto de partida podría ser dar contenido a la visión de la sociedad estadounidense de Sestak -- "una nación de oportunidades individuales aliada de la empresa común" -- que es una alternativa bastante inspirada tanto a la indiferencia social como al colectivismo.

Por su parte, Perriello ve una apertura para los políticos que se centran en ofrecer respuestas a los estadounidenses abatidos que describe Kilroy. "Hay una gran oportunidad aquí", dice. "Alguien tiene que proponer un programa que fabrique y construya y fomente cosas en este país. A esa persona le tenemos que decir que no hemos perdido la fe en usted".

Los Demócratas, dice, tienen que considerar la búsqueda de la justicia social "como desafío empresarial en contraste con el reto de la compasión", siendo la idea que la administración y el sector privado tienen que ser lo bastante creativos para generar una nueva economía que satisfaga las promesas de la antigua.

Sí, y hay un presidente que salió elegido a base de esbozar esa visión, envuelta en las palabras "esperanza" y "cambio". Kilroy, Sestak y Perriello, los tres nos dicen por separado lo que siguen buscando los votantes.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris