Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Etiquetas:   La Bombonera   -   Sección:  

La metamorfosis de jugar en casa a jugar fuera

Manuel Monfort Marzá
Manuel Monfort
miércoles, 8 de diciembre de 2010, 15:02 h (CET)
Resulta muy curioso el cambio que sufren algunos equipos de jugar en casa a jugar fuera. Puede ser por inercia o por tener `in situ´ el apoyo de la afición, pero da la impresión que cuando se juega como local, la iniciativa casi siempre ha de corresponder al propietario del campo. Todo lo contrario que cuando se hace como visitante. Entonces, la costumbre es agazaparse atrás, esperar al contrario y salir al contragolpe. El estilo no es el mismo para los dos casos. De la iniciativa al contraataque.

Realmente, pocos equipos juegan igual como local que como visistante. Tan solo, si acaso, los grandes pero no todos. El Real Madrid arrasa en el Bernabéu y fuera de él no se queda corto, pero ha sumado ya varios 0-0 y el consabido 5-0 ante su eterno rival. El Barça empezó dubitativo en el Camp Nou, pero ahora ha hecho del Camp Nou un fortín inexpugnable. Y lo mismo parece pasar a domicilio. El Valencia lejos de Mestalla flojea más, igual que el Villarreal. El Madrigal es un terreno pantanoso para los rivales, donde son arrollados y dominados de principio a fin, pero lejos del feudo amarillo, el “submarino amarillo” prefiere el contragolpe.

Hay casos que son comprensibles. Por ejemplo, si el Mallorca va al Camp Nou es evidente que no va a tratarle al Barça de tú a tú. Si lo hiciera saldría más mal parado que si se cierra y le dificulta las transiciones ofensivas. En el Iberostar, aunque arriesgaría un poco más, tampoco saldría a atacar ya que si delante tienes a un Barça sería un planteamiento muy suicida. Este caso, como ya digo, se entiende. Y puede ser el mismo si un Hércules, Almería o Racing se enfrenta a un Real Madrid, Villarreal, Atlético o Valencia.

Pero lo que resulta curioso es el otro hipotético caso. Imaginemos que se miden, por ejemplo, Osasuna y Almería. Probablemente, al jugar en el Reyno de Navarra, sean los navarros los que tuvieran el control de la posesión. Entre tanto, los rojiblancos esperarían atrás y enseñarían sus zarpas al contragolpe. Si fuera en el Juegos Mediterráneos sería, probablemente, a la inversa. Aquí ya tenemos a dos equipos más equilibrados y da la impresión que por inercia siempre ha de llevar la manija el que juega como local.

Veo este hábito como algo muy psicológico, pues en la mente de los jugadores hay como un chip insertado de jugar de una manera en casa y de otra fuera. Parece inamovible. Luego, cierto, están los estadios que empujan mucho y son el auténtico jugador número 12 para un equipo que juega en casa, ¿pero acaso los visitantes ya no están preparados para esto? Luego están los casos más extraños de conjuntos que juegan mejor fuera que en casa. Suelen ser más combinados que juegan siempre al contragolpe y por eso están más cómodos fuera. En cualquier caso, todos estos hábitos no dejan de ser cuanto menos curiosos…

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris