Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

El golpe contra Fernando Lugo y una muerte inoportuna

Luis Agüero Wagner
Luis Agüero Wagner
@Dreyfusard
martes, 7 de diciembre de 2010, 09:45 h (CET)
Dice un refrán que el Golpe del cobre nunca mato al hombre, y los seguidores del actual gobierno paraguayo lo demuestran. Aunque se pasan anunciando que se prepara un golpe en contra suya, son ellos quienes los perpetran con sus negociados, oscuros montajes y operativos de prensa.

Y cuando algún golpe recibe el oficialismo luguista, lo encaja debido a la incapacidad parlamentaria y falta de sentido político que campea en sus propias filas.

En ese contexto, mientras el séquito del payasesco cura con hijos se desvela por sobrefacturar tierras, sus antagonistas políticos no improvisan ni pierden tiempo. Como ejemplo, los tres miembros ternados en el Congreso para un puesto clave, son del Partido Colorado.

Los miembros del Consejo de la Magistratura integraron -por mayoría de votos- la terna para la Fiscalía General del Estado. Los candidatos para la titularidad del Ministerio Público son Germán Antonio Torres Mendoza, Edward Ignacio Irala Rivas y Francisco Javier Díaz Verón, todos ellos de extracción colorada, según informaron algunos miembros del citado organismo.

De esta forma, quedó de nuevo ridiculizado el inoperante, presionable y claudicante gobierno arzobispal, cuya popularidad sigue en franco descenso según Latinobarómetro, parámetro que mencionaban persistentemente cuando sus números les favorecían.

De todas formas, el gobierno del cura ya no cuenta con mucha autoridad moral para apuntar a sectarios como ayer, dado que ha incurrido en la práctica del cuoteo político con tanta o más fuerza que sus antecesores, tal como lo expresan sus mismos aliados coyunturales.

“Lamentamos que el Presidente de la República y los oficialistas de hoy, quienes hicieron una bandera de la crítica al cuoteo, hoy sean sus mayores defensores”, afirma un comunicado del Partido Patria Querida, grupo que sin embargo se unió al luguismo para las últimas elecciones municipales.

Por culpa de ese sistema “se ha perdido hasta el pudor en el reclamo y la exigencia de cargos, basados exclusivamente en intereses partidarios y personales”, puntualiza el manifiesto.

Al rechazar el cuoteo partidario como método para llenar vacancias en cargos de varias instituciones, el comunicado divulgado ayer afirma que para los nombramientos en esos puestos públicos “lo que se necesita es comprobada capacidad profesional y notoria honorabilidad”.

Desde la llegada al poder del obispo Fernando Lugo, se ha acentuado en el Paraguay el vicio del chonguismo, y todos los seguidores del escandaloso cura lo único que han hecho es demostrar viciosa angurria por cargos y desesperado zoqueterismo.

Y a pesar de haberse llenado la boca con la palabra soberanía, en el terreno las cosas no han discurrido de acuerdo a lo esperado.

En los últimos días ello se patentizó de manera palpable, cuando el gobierno del cura Fernando Lugo adoptó una claudicante y lacayuna postura ante el imperio norteamericano en el cablegate desencadenado por las revelaciones de Wikileaks, negándose a realizar la más mínima protesta.

La posición es explicable, ya que la mayoría de los funcionarios de su gobierno provienen de las ONG derechistas que reciben sobornos de USAID, su gobierno se encuentra en plena fase de infiltración a través del Plan Umbral (financiado por el gobierno de EEUU), y sus publicistas reciben dólares de la NED.

Por si fuera poco, la prensa que lo supervisa se encuentra afiliada a la SIP.

Todos estos nexos atan al cura de pies y manos, impidiéndole reaccionar ante el avasallamiento de la soberanía nacional del Paraguay.

SONDEOS Y MUERTE INOPORTUNA
Paralelamente, el cura presidente Fernando Lugo bajó su popularidad, con relación a años anteriores, de acuerdo a la encuesta anual Latinobarómetro 2010, sobre los presidentes de la región.

Este año el ex obispo obtuvo la calificación 4,9, y según los antecedentes de años anteriores, en el 2008, primer año de su gobierno obtuvo 5,5 y el año pasado, 5. Es decir, desde que asumió y hasta este año, de acuerdo a Latinobarómetro, Lugo descendió levemente en su popularidad. El sondeo se realizó entre el 4 de setiembre y el 6 de octubre pasados en 18 países de la región, e incluyó 20.204 entrevistas personales.

El descenso en la popularidad del presidente Fernando Lugo, coincide con el deterioro de su salud, teniendo en cuenta que desde el pasado mes de agosto, fecha en que se le detectó el cáncer linfático, la salud del jefe de Estado ha sufrido un continuo sube y baja. También el alto índice de inseguridad en el país, fue un factor importante en el descenso de la confianza hacia el titular del Poder Ejecutivo.

Fuente: http://www.lanacion.com.py/articulo.php?la-popularidad-de-lugo-en-descenso-segun-encuesta-de-latinobarometro&edicion=2&sec=1&art=3618

Uno de los factores que más incidió para el declive de la aceptación de Lugo en los últimos tiempos fue su enfermedad, que a medida que pasa el tiempo le va impidiendo ejercer a cabalidad sus funciones. Y aunque sus cortesanos hayan montado un estruendoso operativo de prensa profetizando milagros bíblicos, la realidad de los hechos no favorece especulaciones en ese sentido.

La mala fortuna de sus publicistas hizo que un senador paraguayo que padecía el mismo mal que el cura, falleciera el mismo día que ellos intentaban deslizar la supuesta “milagrosa curación” de su patrón.

Se trata del senador paraguayo Martín Chiola, quien padecía un linfoma similar al del cura Fernando Lugo, y falleció en forma simultánea al anuncio de que el cura presidente se había curado.

La enfermedad de Chiola era la misma de Lugo, con la diferencia que su diagnóstico y tratamiento fue mucho más precoz, en los mejores centros oncológicos del mundo. A pesar de ello, se produjo su inoportuno deceso.

Chiola guardaba reposo tras un período de internación en el hospital Sirio-Libanés, de Sâo Paulo, el mismo hospital donde se trata Fernando Lugo cuando sufrió un paro cardíaco en su propia casa, asestando otro golpe a la desacreditada prensa arzobispal.

Pocas veces una muerte resultó tan inoportuna en un mundillo político, e importunó tanto a un séquito de adulones.

Es que como dice un adagio, no conviene mentar la soga en casa de ahorcado.

Noticias relacionadas

Catalunya, el árbol que no deja ver el bosque

El PP, con la Constitución tapa su corrupción

El valor y la valía

Se requieren gentes de valor que perseveren, dispuestos a plantarle corazón a esta escalada de contrariedades que nos dejan sin aliento

De la Constitución de 1812 a la de 1978

Hay que releer las constituciones derogadas antes de reformar la vigente

Turull y Rull

La viñeta de Carla

¡Aprovecha el instante! ¡Aprovecha el día!

Cada ser humano y cada alma es un microcosmos en el macrocosmos universal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris