Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Internacional

Etiquetas:   The Washington Post Writters Group   -   Sección:   Internacional

¿A dónde va Obama?

E.J. Dionne
E. J. Dionne
viernes, 3 de diciembre de 2010, 08:19 h (CET)
Al atravesar el control de seguridad del Aeropuerto Internacional Logan de Boston la noche del martes, un agente de la TSA descubrió un centavo en una de las papeleras que acababan de examinarse.

Lo que me hizo preguntarme: ¿la estrategia del Presidente Obama consistirá en ofrecer concesiones preventivas destinadas a convertir en enemigos a sus aliados potenciales entre el electorado sin ganarse a ninguno de sus rivales?

La idea de la congelación salarial de los funcionarios federales podría ser una parte sensata de un acuerdo más amplio a largo plazo que combinara la reducción del gasto público con subidas tributarias. Es un elemento obvio de cualquier negociación. Pero Obama simplemente planta a los funcionarios a cambio de - bueno, según puedo ver, de nada. Y a corto plazo, ¿no deberían ser el empleo y la renta una prioridad mayor que la austeridad?

Peor aún, cada indicación que sale de la Casa Blanca apunta a que se dispone a ceder a las exigencias Republicanas de una ampliación temporal de todas las bajadas tributarias Bush, incluidas las destinadas a los millonarios que andan algo menos cortos de ingresos adicionales que los empleados de la seguridad del Logan o las enfermeras de los hospitales públicos.

El baile hacia la capitulación en materia de los recortes fiscales está perfectamente sincronizado con la publicación del plan fiscal avanzado por los secretarios de la comisión del déficit, Erskine Bowles y Alan Simpson. Bowles y Simpson están teniendo problemas para ampliar el apoyo a su plan en la comisión. Y siendo sinceros, ¿cómo puede allí tomarse en serio una propuesta de reducción del déficit cuando la orden del día en el Congreso es garantizar que ampliamos el déficit conservando todas las bajadas tributarias Bush?

Lo que estamos presenciando aquí es el poder político proveniente del énfasis unívoco del Partido Republicano en los recortes tributarios destinados a las rentas más altas y la incoherencia estratégica de un Partido Demócrata confuso y dividido - y que no está recibiendo ningún apoyo de su secretario.

Obama parece haber decidido que demostrar de manera tangible lo conciliador que sabe ser es más importante que dejar claras sus posiciones. La estrategia de la administración se sustenta en el miedo a lo que hagan los Republicanos, lo que no hace sino reforzar la posición del Partido Republicano en la negociación.

El presidente imagina que los Republicanos del Congreso estarán encantados de que los impuestos a la clase media suban el 1 de enero si ése es el precio de sacar adelante las bajadas tributarias a los ricos. En el juego del gallina, los Republicanos están dispuestos a apostar fuertemente -- incluso si la economía se lleva el golpe.

Desconfiando de que los Demócratas del Senado cierren filas y obliguen a los Republicanos a someter a votación tumbar las bajadas tributarias de la clase media, Obama trata de salvar los muebles a cambio de la ampliación.

Hace bien en sacar adelante la moratoria de la prestación por desempleo de alrededor de dos millones de estadounidenses cuya prestación habría expirado, entre otras medidas de estímulo. Y, sí, el Senado debería ratificar el tratado New START con Rusia antes de acabar el año - aunque ¿qué dice de nosotros como país que el presidente tenga que ofrecer un canje fiscal a cambio de sacar adelante una importante iniciativa de la política exterior?

En cuanto a Bowles y Simpson, pusieron algunas buenas ideas sobre la mesa (gravar los ingresos corporativos al mismo tipo que el resto de rentas, por ejemplo, y meter la tijera al gasto militar) y otras no tan buenas (subir la edad de jubilación, limitar el gasto público al 21% del PIB en un momento en que la población envejece y el gobierno tendrá inevitablemente que asumir una parte mayor de nuestro gasto sanitario).

Pero la comisión parece ya una carpa de un circo de Washington en donde los Republicanos marcan la agenda en la pista principal. El partido de Obama se encuentra en la actual tesitura porque ni él ni los Demócratas del Congreso se pusieron de acuerdo en lo que hay que hacer con las bajadas tributarias Bush al considerar la medida - y ahora los Demócratas no tienen la más remota idea de hacia dónde irá Obama.

Lo mejor de todo esto es que el presidente está decidido a adoptar medidas encaminadas a sacarnos de este período legislativo con algo para avalar sus esfuerzos y una posibilidad de reagruparse. Pero pronto tendrá que decidir si quiere ser un negociador o un líder. Esperemos por lo menos que no quiera pasar el resto de su mandato pidiendo disculpas a Mitch McConnell y John Boehner.

Noticias relacionadas

La economía de Túnez requiere reformas estructurales para acelerar el crecimiento económico

La tasa de desempleo del país supera el 15%

“Mangkhut ha golpeado a 900.000 filipinos y arrasado los cultivos en Luzon”

Falta agua en numerosas zonas de la isla debido a deslizamientos de tierra y cortes de electricidad

Las farmacéuticas privan a los países de miles de millones de dólares en ingresos fiscales

Alimentando la crisis de desigualdad y ampliando la brecha entre ricos y pobres

Agosto se convierte en el mes más sangriento en Yemen en lo que va de año

La alarma se ha activado en el marco de las primeras conversaciones que están teniendo lugar en Ginebra

Un año después, los monzones suman una amenaza a los 900.000 rohingyas refugiados

Las lluvias torrenciales amenazan a los refugios improvisados, exponiendo a 200 000 refugiados a inundaciones, deslizamientos de tierra y enfermedades
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris