Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Políticamente incorrecta   -   Sección:   Opinión

UpyD después de las catalanas

Almudena Negro
Almudena Negro
@almudenanegro
viernes, 3 de diciembre de 2010, 08:14 h (CET)
En enero de 2010 publiqué en esta misma tribuna una columna titulada “UpyD está muerto y Rosa Díez no lo sabe” en la cual trataba de reflejar lo que hoy en día cada vez es más visible: el fracaso como vía regeneradora de UPyD. Sostenía, en relación con Cataluña, aunque el desastre de la formación magenta es generalizado, que “llegó Robles y se fue UpyD”. Así ha sido. Y no sólo se han ido dirigentes como Ángel Hernández quien antes, a su vez, provocara la salida de Juan Perán. También han salido huyendo los votantes. De hecho, como ha señalado esta misma semana la corriente crítica de UpyD que encabeza el madrileño Javier Flores y que ha exigido la dimisión de Martínez Gorriarán, los resultados electorales de la formación magenta han sido bochornosos. Por primera vez desde su creación UpyD ha bajado en número de votos con respecto a la convocatoria electoral precedente. Carmen de Mairena ha vencido, para jolgorio de algunos, a Rosa Díez.

Sucede que el que la formación (que se dice antinacionalista mientras defiende desde su I Congreso un federalismo a la carta desconocido en el resto del planeta y sólo saca buenos resultados en Madrid, cuna como todo el mundo sabe del nacionalismo feroz) no iba a obtener escaño, se veía venir. Y, sin embargo, en una muestra absoluta de irresponsabilidad, sus dirigentes, lejos de reflexionar y reconocer que los electores les han dado la espalda, se han dedicado a afirmar que la culpa de su fracaso es de cualquiera menos de ellos mismos. Rosa Díez, desnortada, promete dar “otra oportunidad” a los catalanes. Gorriarán en su Twitter dixit, los de UPyD no quieren escaños. Quieren “cambiar la política”. Sin votos y escaños. Pues que se monten una asociación, coordinadora o chiringuito en lugar de gastar una pasta gansa en campañas electorales. La de tiempo en apertura de expedientes que se iban a ahorrar… ¡Ah, que no!

¿Por dónde pasa ahora el futuro? Pues en realidad a UpyD sólo le queda una carta que jugar antes de hundirse definitivamente: las elecciones autonómicas en Madrid. Conseguir ser bisagra en la Asamblea para otorgar la presidencia a Tomás Gómez, descabalgando del poder a Esperanza Aguirre. Una vez más, ha sido el polémico Gorriarán quien ha señalado el camino, vía blog, a sus cada vez más menguadas huestes.

Tengo para mí que fracasarán estrepitosamente. “El País” hacía pública este miércoles una encuesta que otorgaba a Alberto Ruiz Gallardón mayoría absoluta. Sin competencia. Y UpyD, en un terreno más abonado que la Comunidad, teniendo en cuenta quién ha estado apoyando mediáticamente a la formación, no entraría en el Consistorio. Para colmo, UpyD ha dado un giro, que en realidad no es tal pues es complicado girar para volver al sitio del que jamás se salió. Denunciaba Mikel Buesa hace unas semanas que del programa económico liberal de UpyD que él había redactado no queda ni rastro. Como de liberales, que no queda uno sólo por allí. Están más cerca de IU que de los de Rajoy.

Por otra parte, el candidato designado (sí, designado porque unas primarias sin igualdad de condiciones no son primarias sino apaño, trampa, engañifa o estafita) para las elecciones autonómicas, fracasada la “operación Fidalgo”, es un perfecto desconocido y tiene menos tirón que la Trapote en “Sálvame”. Luis de Velasco, ex secretario de Estado de los gobiernos de Felipe González, aún se confiesa, en pleno siglo XXI, socialista. Así pues, los madrileños tendrán que elegir entre el socialismo de Gómez, Velasco y el que toque en Izquierda Unida. Como ven, si tal fuera el panorama, sólo Aguirre marcaría, aunque luego hechos sean amores y no buenas razones y lo mejor va a ser quedarse en casa, la diferencia.

También está lo de los medios. Esos medios que apoyaban hasta antes de ayer a UpyD. ¿Qué harán cuando tengan que elegir entre Aguirre o Díez?

Alea jacta est. Rosa Díez no lo sabe.

Noticias relacionadas

Crisis política catalana

Las medidas aprobadas irán al Senado y se verá lo que sucede

Dos peligros al acecho: elecciones y contagio prematuro

“La verdad se fortalece con la inspección y con el examen reposado; la falsedad se aprovecha de la prisa y de la indecisión” Tácito

A vueltas con nuestra democracia

Unas modestas reflexiones sobre el poder y las leyes

Quien deja de aprender no puede madurar espiritualmente

¿Por qué y para qué hago esto y lo otro?

¿Llama la muerte a la puerta?

La muerte es un problema que preocupa pero que no se le encuentra solución
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris