Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Hablemos sin tapujos   -   Sección:   Opinión

¿Confiamos los españoles en ser salvados?

Miguel Massanet
Miguel Massanet
jueves, 2 de diciembre de 2010, 08:02 h (CET)
Evidentemente, estos temas económicos supranacionales, tienen algún componente exotérico que los convierten en inaccesibles para el vulgo, el personal corriente, que se levanta, lee la prensa, va al trabajo (si tiene la suerte de conservarlo) almuerza en una restaurante económico, regresa al trabajo y al acabar la jornada vuelve a su domicilio para poner en orden las labores domésticas y ocuparse que sus hijos hagan los deberes que les han puesto en el colegio.

Quizá por eso es que nos alarmamos cuando ocurren determinados acontecimientos que se salen de lo corriente, que intuimos que nos pueden llegar a perjudicar y que nos hacen dirigir una mirada interrogativa hacia aquellos, en los que hemos delegado la difícil función de gobernar la nación; esperando encontrar, en ellos, la seguridad de quien tiene dominada la situación, sabe, a ciencia cierta, aquello que es conveniente hacer para que no salgamos perjudicados del trance y, aunque ello es casi una utopía, esperamos recibir una explicación convincente, entendible y razonable, que nos permita recobrar la confianza y, con este convencimiento, poder regresar a nuestra rutina habitual de despertarnos, levantarnos, desayunar etc.

Lo cierto es que, durante una semana, hemos estado pendientes de dos acontecimientos. El primero las elecciones autonómicas en Catalunya y el segundo el partido del Barcelona-Madrid. Si el primer evento no nos ha desvelado nada nuevo y los números han cuadrado, con bastante exactitud, con las encuestas, salvo, quizá, el gran batacazo sufrido por socialistas y los de ERC, que ha acabado, de un plumazo con el famoso Tripartit (invento del señor Montilla) – por cierto ¿ a qué viene que los ex Presidents deban de tener un despacho en la parte más cara de Barcelona, con su personal incluido, a cargo de nuestros impuestos?–, el segundo nos ha confirmado el grado intelectual de parte de la ciudadanía, cuando se ve que, un acontecimiento deportivo, se convierte en algo de vida o muerte para una serie de personas cuya ilustración cultural se ciñe a la lectura de Marca o el Mundo Deportivo. Si España se está enfrentando a una situación de la que puede depender el ser o no ser de nuestro país, como una nación independiente, y en el ejercicio de su plena soberanía parece infantil tal comportamiento. Porque, ya me dirán ustedes lo que puede significar para el conjunto de los españoles que el señor Mas, evidentemente una persona más capacitada para gobernar que el señor Montilla, asuma el gobierno de Catalunya; cuando, la nación entera, está montada en esta montaña rusa en la que se ha convertido el mercado de la deuda pública y privada, sujeta a los vaivenes de los mercados internacionales.

No obstante, cuando nos entra el pánico, cuando nos sentimos inermes y elevamos la vista al Cielo en busca de consuelo; es cuando nos percatamos que, quienes nos gobiernan, están tan despistados como nosotros, no hacen más que pegar palos de ciego y pretenden que, los verdaderos sufridores de sus errores, esbocemos una sonrisa de agradecimiento mientras perdemos el trabajo, nos recortan las pensiones, nos cosen a impuestos y, por si fuera poco, permiten que aquellos servicios esenciales para la ciudadanía, vayan subiendo de forma incontenible para acabar de esquilmarnos lo poco que nos queda. Porque, vamos a ver si nos enteramos. Ahora, cuando ya han transcurrido casi tres años del inicio de la crisis, después de que nos han estado contando cuentos chinos para que la gente los votara en la elecciones; cuando el desempleo es el doble de el del resto de Europa; estamos hasta la coronilla de endeudamiento, público y privado; las empresas, las que quedan, se las ven y se las desean para capear el temporal, en situación de clara inferioridad respecto al resto de las europeas y cuando el temporal bursátil nos obliga a pagar primas de riesgo elevadísimas para colocar nuestra deuda; después de que la CE y los EE.UU nos dieran un ultimátum y estar amenazados con ser excluidos de continuar formando parte de la zona del euro; de pronto, presionado por las fuerzas vivas del país, que le cantaron las cuarenta en una reunión, –que ZP había pensado que sería de mero trámite, para hacerse la foto propagandística, pero que, debido a la situación extrema por la que está pasando nuestra economía, se convirtió en un coro de lamentaciones y advertencias – en la que no pudo escurrir el bulto y de la que salió tan escaldado, que no le ha quedado más remedio que ponerse las pilas y comenzar a tomar decisiones que, si no hubiera sido tan obcecado, tan sectario, tan incapaz de entender la realidad económica del país y tan egocéntrico; ya hace muchos meses que debiera de haber adoptado y, es posible que, en estos momentos, no nos encontráramos al borde de tener que ser intervenidos, para sacarnos del marasmo y el desconcierto en el que estamos sumidos.

Lo que falta por ver es, si los intentos de ZP de recuperar el sentido común, van a ser efectivos y si, por otra parte, los acontecimientos que se están produciendo en Europa y América, unidos a las tácticas de los países emergentes como son Brasil, China y la India, que pretenden presentar un órdago a la economía americana y le han obligado, a la FED, a inyectar 600.000 millones de dólares para monetizar su deuda y, de paso, devaluar el dólar para favorecer sus exportaciones. En el caso de Europa, parece que el señor Trichet, alguien que ya debiera de empezar a entonar el mea culpa por no haber previsto, con tiempo, los efectos de la política monetaria del BCE; ahora parece que, ante lo que le cae encima, al tener que atender a la situación extrema de Irlanda y Portugal, las posibles repercusiones de esta situación en España e Italia y la insuficiencia del fondo de ayuda para el rescate de naciones en dificultades( 750.000 millones de euros) ha lanzado una propuesta que tiene todos los visos de estar condenada al fracaso. Habla de unos Estados Unidos de Europa, con un Tesoro común, lo que le permitiría, según él, monetizar la deuda a base de comprar las emisiones de deuda pública de todos los países en dificultades económicas. Algo que, al parecer, ha alegrado a los mercados pero que, mucho nos tememos, acabe en agua de borrajas debido a la diferencia que existe entre los EE.UU de América y esta incipiente comunidad europea que, ni tan siquiera, se puso de acuerdo para aprobar una Constitución común. La opción de incrementar el Fondo de Ayuda parece descartada a causa de la oposición de Alemania a aportar más fondos públicos; aparte de que las cuantías necesarias para cubrir posibles defaults de las PIIGS se estima que oscilan entre 1’5 billones y los 3 billones de euros.

La “quiebra ordenada” con posibles quitas para los acreedores, no parece que tenga vigencia hasta el año 2013, un lapso muy lejano si atendemos a la premura requerida para responder a las urgencias de las naciones en peligro de quiebra soberana. Todo ello ha influido en que, las primas de riesgo, hayan ido aumentando y faltaría ver si, la promesa de compra de más deuda pública, por el BCE, tiene sólo un efecto transitorio o si, de verdad, basta para tranquilizar a los inversores y las cosas vuelven a su cauce. Y es que, tanto nuestro Gobierno, con ZP y la señora Salgado, en España; como los organismos que tienen competencias económicas y financieras en Europa, maniobran con tanta improvisación, con proyectos tan dispares y con intereses tan divergentes, que es muy difícil que, a nivel de los ciudadanos, pueda crearse un clima de confianza que permita recuperar la esperanza de una rápida salida de la crisis y anime el consumo. Antes bien, nos confirma que estamos en manos de unos gestores, que act5úan al servicio de intereses superiores de lobbies poderosos, que buscan enriquecerse y, de paso, obtener el poder económico mundial. Séneca decía: “Todo poder absoluto dura poco” ¡Si fuera cierto!

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris