Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

La primera cumbre iberoamericana

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 2 de diciembre de 2010, 07:44 h (CET)
En julio 1991 Guadalajara es el escenario de la primera cumbre iberoamericana. Desde entonces, cada año se ha desarrollado una y los dos jefes de Estado que más han asistido a éstas son el rey Juan Carlos de España y Fidel Castro. El primero no se pierde a ninguna de ellas, mientras que el segundo dejó de asistir a éstas cuando hace un lustro una enfermedad casi le quita la vida.

Ambos mandatarios que tienen una ideología tan contrapuesta se encontraron entre los grandes impulsores del nuevo ibero-americanismo por sus propias razones.

Cuba logró usar a las cumbres iberoamericanas para romper su aislamiento internacional. En 1991, cuando se realizó la primera de estas citas entre gobernantes, los Castro se encontraban en su peor momento diplomático. Su único aliado latinoamericano (el sandinismo nicaragüense) fue echado del poder tras perder los comicios de 1990 ante la derecha, mientras que el bloque soviético (que tanto le comercializaba y servía de paraguas económico y militar ante Washington) se desmoronaba. Entonces, todo el hemisferio americano aceptaba el “consenso de Washington” que planteaba que desde Alaska hasta la Tierra del Fuego los mercados y regímenes políticos deberían adoptar una nueva forma de liberalismo y tender a ir hacia un Acuerdo de Libre Comercio Americano (ALCA).

Las cumbres iberoamericanas eran el espacio que usaba Cuba para conseguir el reconocimiento diplomático de su vecindario y para poder crear un contrapeso ante la OEA. Estas también fueron utilizadas por la Unión Europea para, mediante los auspicios de España y Portugal, acercarse a América Latina.

España, por su lado, acababa de sumarse a la Unión Europea un lustro atrás (1986) y se encontraba en su primera década y media de post-franquismo. Tanto ésta como su vecina Portugal habían tenido desde antes de la II Guerra Mundial (1939-45) hasta los 1970s dictaduras fascistas. Este tipo de autocracias les había aislado tanto de la comunidad europea como de sus ex dependencias latinoamericanas.

Mientras Londres, París y Ámsterdam habían logrado reagrupar a la mayoría de sus ex colonias en nuevas comunidades de naciones timoneadas por ellas, Madrid y Lisboa carecían de un ente que las relacionara con sus vastas ex dependencias. En 1996 (5 años después de la 1era cumbre iberoamericana) se crearía la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) integrando a Brasil, Mozambique, Angola, Portugal, Guinea Bissau, Timor este, Cabo Verde y Santo Tomé y Príncipe.

En la CPLP, sin embargo, Lisboa no jugaría el mismo rol dominante que las otras potencias europeas tienen en relación a sus respectivas comunidades. A diferencia de lo que pasa en la Francofonía, la Mancomunidad Británica y la Unión Neerlandesa, donde la principal población que habla el francés, inglés u holandés se halla en la nación europea que capitanea dicho bloque, en el mundo lusófono Brasil cuenta casi con 20 veces más luso-hablantes que Portugal. El peso político, económico y militar de Brasil, coloso que llegó a ser el centro del imperio portugués y que fue independizado por un rey portugués, cuenta más en el mundo que el de Portugal.

España nunca pudo crear una comunidad pan-hispánica de Estados y la Comunidad Iberoamericana le sirvió para restablecer mejores relaciones con sus ex dependencias americanas, con Portugal y con Brasil.

Noticias relacionadas

Xavier Domenech, ni una cosa ni la otra

Perfiles

Reinicio del Sporting

La plantilla del Sporting representa también a Gijón

Penumbras cuánticas

La farándula nos hipnoyiza si no prestamos atención a las conexiones perversas que subyacen

Rajoy, el francés Valls, Piqué y Cataluña

Los tres se ocuparon de ella

Leticia esclava de su imagen y aguijonazos electorales

“Con los reyes quienes gobiernan son las mujeres y con las reinas son los hombres los gobernantes” Duquesa de Borgoña
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris