Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Adviento; la espera de la paz

Piedad Sánchez (Málaga)
Redacción
miércoles, 1 de diciembre de 2010, 15:42 h (CET)
La paz, es uno de los bienes que siempre ha buscado el hombre a través de la historia y que solo ha conseguido relativamente. Hay apariencias de paz, cierta tranquilidad que el hombre consigue con su esfuerzo y su tira y a floja, pero la verdadera paz, la paz de los corazones que hace que el mundo sea un lugar más habitable por el amor, comprensión y la buena voluntad hacía los que no son como nosotros, esa paz no puede producirse si Dios no habita en los corazones humanos.

Este tiempo de adviento y la Navidad son tiempos verdaderamente propios para que pidamos al Príncipe de la paz, el Mesías, el Cristo que va a nacer en una cueva, que aumente la paz en cada uno de nosotros y en nuestro mundo tan necesitado y falto de ella.

Para explicar como es la paz que Cristo trae al mundo, dice la Biblia: “habitará el lobo con el cordero, la pantera se tumbará con el cabrito, el novillo y el león pacerán juntos” al margen de tener fe o no nadie puede negar que las enseñanzas de Cristo Príncipe de la paz, son las más profundas, las que más alegran el corazón del hombre y les hace sentirse amado como nadie puede amarlo. Ese niño pequeño que nace en una cueva después se hará hombre y reconciliará a todos con Dios, muriendo en una cruz por amor. Jesús es la verdadera paz y el cristiano si lo es de verdad tiene que esforzarse por tenerlo en su corazón y transmitirlo a los demás. Por eso debíamos preguntarnos, sí en nuestra familia, entre amigos, en el trabajo o en cualquier parte, tratamos de ser hombres y mujeres de paz, cediendo cuando haga falta o no sea un tema en el que se puede ceder. La paz es un valor universal y no solo cristiano, puede decirse que hay dos tipos de paz; la que construyen los hombres por ellos mismos y la que es un don de Dios: la primera es una paz aparente muchas veces andan las armas por medio es insegura y se rompe con facilidad, la segunda puede tener fallo porque los humanos somos como somos pero haciendo un esfuerzo podemos construirla con justicia y con amor y será una paz mas duradera. Cuando el Señor vea que empezamos a fallar nos dirá como a los discípulos en medio del viento y la tormenta del mar “Calma, estad tranquilos” y la paz volverá a nosotros que la comunicaremos a todos con gran alegría.

Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris