Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Slvese quien pueda   -   Sección:   Opinión

El m vil

Joan Torres
Redacción
viernes, 14 de enero de 2005, 23:21 h (CET)
Estas fechas han sido el mejor caldo de cultivo para los fabricantes de turrn, colonias, juguetes y, definitivamente, m viles. Al poco rato de sentarnos a ver la tele nos importunarn mil anuncios diferentes sumi ndonos en un xtasis inal mbrico del que difcilmente podremos escapar. La pantalla de la tele se llena de risas, chicos y chicas j venes impolutos, todos a la ltima, sin problema alguno que, aparentemente, se comunican s lo con sus celulares, aunque estn uno al lado del otro. La banalidad y lo accesorio se contemplan ya como valores respetables, cuando, en realidad, el vaco reina y por la gracia de Dios, que no es poco.

Lo cierto es que el fen meno de la telefona m vil es todo un xito gracias a la enorme popularidad del aparatito. No en vano, existen m s telfonos m viles que fijos en nuestro pas. Sin embargo, prevalece cierta creencia popular que otorga una supuesta benevolencia a las tarifas vigentes. Mandar mensajes sin control y llamar sin preocuparse del tiempo son actitudes a la orden del d a. La sorpresa llega en forma de factura o de un preocupante No hay saldo suficiente del modo prepago.

El dispendio incontrolado se reproduce claramente a mayor escala, cuando la conversacin se mantiene entre un m vil y un fijo ya que las tarifas no estn normalizadas, para benepl cito de las compa as. Encima, para aumentar el enganche, las compa as incluyen mensajes multimedia, politonos, cmara de fotos, bluetooth (alguien sabe qu coo es?) y videojuegos que dif cilmente superaran en gr ficos al carpetovetnico Gauntlet. M todos publicitarios ms que efectivos.

Ya para terminar, les informo que una de las mayores alegr as que me ha dado el 2005 me cost 15 c ntimos. Y rimaba con 2005. Curioso. Me retiro hacia mis aposentos pensando en si sufrir una malformaci n testicular cercana a la elefantiasis, o si mi futuro hijo se comunicar con la familia mediante politonos.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris