Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Toreros en la universidad

Julio Ortega (Pontevedra)
Redacción
miércoles, 1 de diciembre de 2010, 15:09 h (CET)
¿Estás en los veintitantos?, ¿recién licenciado y sin expectativas laborales? Pues deja ya de preocuparte. La solución a tan negro futuro te la brinda el matador y apoderado Eduardo Dávila Miura, que sin traje de luces pero con toga y birrete y de la mano de la Confederación de Empresarios de Andalucía, figura como conferenciante en el cartel de las principales Universidades de esa Comunidad para decirte: “Joven con título y sin trabajo: ¡hazte torero!”

El asunto, si se analiza, tiene su aquel. Años de codos y de exámenes para, una vez terminada la carrera, empuñar una espada y ensartársela a un toro. – “Mamá, voy a estudiar medicina en la facultad” – “¿Y en qué te vas a especializar hijo mío?” – “En destrozar trapecios y serratos, atravesar pleuras y pulmones y en seccionar médulas, además de cortar rabos y orejas”.

Ya puestos se podría edificar un campus en la Gran Dolina, pues si de un capotazo vamos a pulverizar millones de años de evolución, ese es el emplazamiento más idóneo para regresar académicamente a las cavernas. Aunque no las tengo todas conmigo, porque según creo, el Hombre de Atapuerca, a diferencia del Homo Sapiens Sapiens de la España del Siglo XXI, no hallaba placer en torturar y matar a un ser vivo. En eso estaban más avanzados que algunos hoy.

Encontrarse con noticias como ésta te lleva a comprobar la fecha por si has viajado en el tiempo sin darte cuenta, ya que habremos sido capaces de pisar la luna o de descifrar el genoma humano, pero hay quienes siguen mostrando conductas tan salvajes y primitivas que lo lógico es pensar que son antecesores de Darwin, Bentham o Da Vinci, y hasta de Pitágoras o Zaratustra, hombres que defendieron la necesidad de respetar la vida de otros, incluida la de los animales.

Ayer fue el premio de la Asociación Taurina Parlamentaria a Carlos Herrera, hoy matarifes con montera metidos a catedráticos, mañana Jesulín y Ortega Cano impartiendo clases de toreo a famosillos en un programa de Canal Sur. Y entonces, ahora y después, el irreductible Sánchez Dragó, que tan pronto eleva loas a la sublimidad de la agonía de un toro en la arena como al roce de un pubis núbil. Pero no hay puesta en escena que pueda pervertir la conciencia de los ciudadanos que, poco a poco, van despertando a la consideración moral ante el sufrimiento evitable de los seres con los que compartimos este Planeta. De cualquier modo, cuanto antes nos libremos del lastre de la tauromaquia, menos vergüenza acumularemos hacia unas generaciones posteriores en las que los jóvenes, con estudios o sin ellos, seguro que no querrán ser toreros.

Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris