Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

América Latina durante la bipolaridad

Isaac Bigio
Isaac Bigio
miércoles, 1 de diciembre de 2010, 08:10 h (CET)
En la época que se dio la guerra fría (1948-91) los EEUU desarrollaron la idea de que todos los países americanos que estaban al sur de su frontera (especialmente los de lengua oficial española, portugués o francesa) eran agrupados bajo el membrete de “América Latina”. Esta, a su vez, era considerada como el “patio trasero” de América (nombre de todo un continente que, no obstante, quedaba reducido a la potencia que ocupaba menos de un cuarto de su territorio: los EEUU).

Para Washington la América Latina era la parte menos desarrollada de su hemisferio que estaba destinada a seguir al hermano mayor. La Organización de Estados Americanos (OEA) vigilaba dicho rol y aisló a la nación que no obedeció a dicha autoridad (Cuba castrista).

En los 1980s cuando Washington y Londres lanzan una ofensiva mundial para privatizar empresas y liberalizar las economías y regímenes políticos, la cual termina por lograr derrumbar al bloque soviético, América Latina siguió dicha ruta.

En 1989 cae el muro de Berlín y luego, como dominós, se desploman todos los regímenes de partido único comunista en Europa oriental. En 1991 cae el partido comunista soviético y se desintegra la Unión Soviética en 15 repúblicas pro-mercado.

Este es el momento en el cual EEUU entra a su cenit como la única potencia global. Esto se traduce en que Washington se auto-erige como el policía global que tiene derecho a atacar cualquier país que ésta considere ‘paria’, empezando por Iraq en 1991 (y luego en el 2003).

Noticias relacionadas

El fútbol en la historia de la guerra del Chaco

Las casacas más populares en los países que se enfrentaron en la guerra paraguayo-boliviana, también quedaron en la memoria de aquel episodio entre soldados descalzos

La búsqueda sin fin

No es este un movimiento nuevo, ni exclusivo de nuestro tiempo

¿Hasta cuándo permitiremos las insolencias separatistas al Jefe del Estado?

“Discutir con tontos supone tener que bajar al nivel de los tontos y ahí son imbatibles” Arturo Pérez Reverte

Performativos

Más que aprender y obrar en consecuencia; predomina el forzamiento oportunista de la realidad

Recuerdos de niño: lenguaje e historia

Nuestra patria es nuestra lengua y nuestra historia
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris