Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Fútbol

Etiquetas:   Fútbol / Segunda División   -   Sección:   Fútbol

El Nàstic deja escapar los tres puntos al final (1-1)

El gol de Mairata en el segundo tiempo fue igualado por Luque a falta de seis minutos
Redacción
domingo, 31 de octubre de 2010, 19:26 h (CET)
La sangre, el sudor y casi las lágrimas que le costaron al Nàstic marcar ante el Córdoba, se fueron al traste por culpa de un penalti señalado por el colegiado por un barullo dentro del área y que evitó la que podía haber significado la segunda victoria de la temporada de los de Luis César, que jugaron otro buen partido.

Ficha técnica
1- Gimnàstic: Rubén (2), Xisco (1), Mairata (3), Sergio (2), Mingo (2), Seoane (1), Miki (2), Cruz (1), Morán (2), Delporte (2), Eloy (1).

1 - Córdoba: Navas (2), De Coz (2), Tena (2), Agus (2), Fuentes (2), Flores (1), Usero (2), Beobide (1), Arteaga (2), Charles (1), Pepe Díaz (1).

Cambios : En el equipo local Gerardo (1) por Delporte (36’) y Álvaro Rey (1) por Álex Cruz (84’). Por los visitantes jugaron Díaz de Cerio (1) por Pepe Díaz (68’), Oriol Riera (1) por Charles (73’) y Luque (2) por y Beobide (75’).

Goles: 1-0 Mairata, min. 74. 1-1 Luque (p), min. 83.

Árbitro: Trujillo Suárez (colegio tinerfeño) (1). Amonestó a Mingo, Seoane y Agus. (86´).

Incidencias: 4.426 espectadores en el Nou Estadi en un partido correspondiente a la jornada 10 de la Liga Adelante.

Datos destacables
Lo mejor: Novedades fructuosas
Luis César dio entrada a algunos futbolistas habitualmente suplentes, como Miki, que respondieron sobre el verde.

Lo peor: La lesión de Delporte
El francés, que recuperaba titularidad, se lesionó pasada la media hora y tuvo que abandonar el césped en camilla.

El dato: Seis partidos invicto
Lucas Alcaraz, con el empate cosechado en Tarragona, logró que equipo alcanzara la cifra de seis partidos sin conocer la derrota.
Fernando Castellanos / Tarragona

Monólogo. Ésta es la definición perfecta del primer tiempo vivido en Tarragona, donde el Nàstic recibió al Córdoba con la obligación de, no sólo hacer las cosas bien, sino de ganar. Por una vez poco importaba lo que se viera sobre la alfombra verde si los tres puntos, tan necesarios como el agua en mayo, se quedaban en el casillero local.

Luis César optó, como había anunciado, en dar entrada a futbolistas menos habituales en su once. Así, de la partida salieron el centrocampista Miki, el extremo francés Delporte y arriba, ante el eterno dilema entre Eloy y Powel mientras Rubén Navarro se recupera de su lesión, lo hizo el primero. Los cambios no variaron en nada las intenciones con las que el entrenador gallego encara jornada tras jornada los partidos. Pese al movimiento de piezas, el juego siguió siendo el de siempre, con un claro dominio de la posesión y clara superioridad sobre el rival.

El Córdoba, por su parte, fue sometido al constante acoso del equipo grana, que a pesar de encarar en varias ocasiones la portería de Navas, no pudo desequilibrar el marcador. Delporte, nada más silbar el colegiado el inicio, y de libre directo, fue el primero en buscar el gol. A los 27 minutos la grada del Nou Estadi reclamó un posible penalti sobre Morán, que cayó dentro del área, pero a primera vista pareció que el centrocampista se dejaba caer ante la llegada del defensa cordobés.

Hasta la media hora no llegó la primera ocasión, por llamarlo de alguna manera, de los de Lucas Alcaraz, muy agazapados y esperando ‘su’ momento para transformarlo en ‘el’ momento. Fue un disparo desde la frontal, y muy alejado de la portería de Rubén Pérez, lo mejor de los andaluces. Mientras, el Nàstic seguía a lo suyo: practicando fútbol como mejor se le da y desperdiciando, como también mejor se le da, oportunidad tras oportunidad. Delporte, por la izquierda, fue quien más balones sirvió al área, pero el resultado, o más bien el gol, se le negó al Nàstic.

Lesión de Delporte
Precisamente el francés fue sustituido a los 36 minutos debido a una lesión cuyo diagnóstico se desconoce. Se marchó en camilla y, conociendo la fragilidad de Ludovic, en Tarragona se teme lo peor. Hasta ese momento se había convertido en el dueño de su flanco, mientras que el habitual ‘desequilibrador’, Álex Cruz, contó con los dedos de la mano los balones que tocó el cuero. Fue reemplazado por Gerardo, una de las ‘victimas’ de las necesarias rotaciones de Luis César para hacer reaccionar a un equipo inmensamente condicionado por una racha de resultados negativos que han colocado al entrenador en la cuerda floja.

Pese al esfuerzo de agradar, algo que consiguieron los locales, se llegó al descanso con los dos roscos en el marcador. Tras la oportuna charla en el vestuario, ambos conjuntos saltaron al césped repitiendo guión, aunque esta vez dos disparos desde la media luna del área de Miki fueron contestados por el Córdoba, donde Arteaga se metió prácticamente en la cocina con el cuero pegado a la bota y, tras tratar de doblegar a Rubén Pérez, vio como su intento se marchaba a Pepe Díaz, que buscó una chilena que se marchó fuera.

Luis César, visto lo visto, movió su banquillo e hizo entrar a Berry Powel por Eloy, un cambio natural en busca de que alguno de los balones colgados a la olla fueran rematados por el ariete holandés. Precisamente el ‘12’ inició una de las jugadas con más peligro. A los 20 minutos, sirvió a la derecha, donde estaba Álex Cruz, que tras llegar a la línea de fondo, asistió a Morán, que se topó con Navas. Poco después, cuando todo parecía de cara, el mismo Morán vio como un defensa le quitaba el balón cuando sólo le quedaba machacar al guardameta.

Nervios, gol y empate
El cronómetro corría y las prisas y el nerviosismo se apoderaban del Nàstic hasta que en el minuto 75 una falta servida por Miki fue rematada con acierto por el central Mairata. El 1-0 hacía justicia en el marcador, así que ante el sufridor cuarto de hora que quedaba, sólo quedaba seguir jugado igual y esperar que Trujillo Suárez señalara el pitido final y los tres puntos se sumaran al casillero grana. Sin embargo, a falta de seis minutos, el colegiado se convirtió en protagonista señalado, a instancias de su asistente, un penalti que en Tarragona nadie entendió. Luque, un futbolista de refresco, lo transformó desde los once metros e igualó la contienda que tanto sudor le había costado a su rival desnivelar.

A pesar de que el Nàstic no bajó en ningún momento los brazos, el gol hizo crecer al Córdoba, que tampoco veía lejos la posibilidad de arrebatar los tres puntos. Tirando de contras, trató de poner en apuros a los tarraconenses, que dispusieron en el tramo final de algunas jugadas a balón parado que no surtieron efecto pero que al final, y con el partido roto por la mitad, no dieron del todo por malo. Un empate que vale un punto pero que no sirve para salir del barro en el que vive sumergido y que para el Córdoba sabe a gloria, ya que suma su sexto partido consecutivo sin conocer la derrota. En Tarragona se espera otra semana movidita y, muy probablemente, con Luis César en el centro de la diana.


Sala de prensa
Luis César (Entrenador del Gimnàstic)

“Del penalti no he visto nada, habría que verlo por la tele, porque agarrones en el partido ha habido por lo menos 25. Pero el fútbol tiene estas cosas. Y nosotros estamos muy vivos, vivísimo. Pocas cosas tengo que reprochar a mis jugadores. Saldremos de ésta, porque nadie ha subido a Primera en el mes de noviembre ni nadie ha bajado a Segunda B. Se está en el buen camino y hemos merecido ganar. Los resultados condicionan los análisis”.
Lucas Alcaraz (Entrenador del Córdoba)

“Los primeros 60, 70 minutos ha sido un partido equilibrado y hemos jugado bien. Tuvimos cuatro o cinco ocasiones más claras que las del Nàstic. Ganar toca todos los domingos, pero hay veces que se puede y otras que no. El rival también juega”.


Noticias relacionadas

Asensio da ventaja a un triste Real Madrid

Un gol del mallorquín, a un minuto del final, decide el choque en Butarque

Melendo ajusticia al Barça y rompe el gafe en Cornellà

Un Jasper Cillessen sin demasiado trabajo trabajo durante el partido no estuvo acertado para detener un gran disparo

El Atlético sin fútbol, ni fortuna y casi eliminado (1-2)

Ronaldinho cuelga las botas a los 37 años tras dos temporadas sin equipo

Ocho años después de abandonar el Barça

El 'debutante' Rubén Castro ajusticia a un combativo Leganés

Desata la locura en los aficionados del Benito Villarín
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris