Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ser o no ser   -   Sección:   Opinión

El primer impulso

Manuel Alc ntara
Redacción
martes, 11 de enero de 2005, 21:44 h (CET)
Aconsejan los sabios desconfiar del primer impulso, ya que siempre es generoso. Muchos hemos pensado qu har amos en el caso de ser agraciados con el premio gordo de la lotera de 'El Ni o': al margen de un memorable festejo, habramos mostrado nuestra abundancia de coraz n con grandes donativos, no slo a nuestros familiares m s lejanos, esos que no vemos nunca y que no tienen una idea muy clara de cundo deben morirse, sino a algunas instituciones. Como a n no disponemos del dinero, que habita la difusa comarca de nuestros sueos, la disponibilidad es inmensa. Despu s de socorrernos, que lo primero es lo primero, auxiliaramos a mucha gente. Luego, vienen las rebajas. Los agraciados empiezan a hacer cuentas y advierten que el brusco dinero que ha llegado a sus manos da para mucho, pero no da para todo. As que menos donativos y menos parientes. Un fenmeno paralelo ocurre con los pa ses de alto nivel de desarrollo. Se les ha partido el corazn con el desastre ocasionado por el maremoto y su primer impulso ha sido donar millones de d lares para paliar la espantosa catstrofe y en la cumbre de Yakarta han comprometido una ayuda de 4.000 millones.

Veremos a ver qu pasa con la promesa. De momento, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, est pidiendo seriedadíŸŽí»» a los donantes para que no se repita el caso de Bam y tantos otros casos donde el dinero no lleg a los necesitados, sino a los que teniendo mucho, ten an necesidad de ms. Ocurre con desdichada frecuencia en este tipo de conmovidas recaudaciones: se las suelen quedar no los damnificados, sino quienes les gobiernan. Muchos 'tiranosaurios' de los pases bananeros han incrementado sus caudales con estos socorros de emergencia. Por eso Kofi Annan pide formalidad. Es una forma de decir que vale m s un te doy que muchos te dar. De momento hace falta la mitad del dinero prometido. Aqu y ahora, no para luego, que luego vienen las rebajas. Claro que para rebaja la del etarra ese al que condenaron a 3.165 aos: se han quedado en 18.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris