Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Amazonas

Isaac Bigio
Isaac Bigio
domingo, 31 de octubre de 2010, 23:00 h (CET)
Los primeros europeos que llegaron al río más caudaloso del mundo bautizaron a éste con el nombre de las mujeres guerreras. Medio milenio después en el país donde esta cuenca se inicia y también en donde ésta finaliza se realizaron elecciones en las cuales se han destacado dos luchadoras políticas en cada una de esas dos naciones.

El mismo domingo 3 de Octubre el Perú tuvo elecciones regionales y locales y el Brasil generales. El principal puesto a disputarse en la primera república es el de la alcaldía capitalina, mientras que en el de la segunda es la presidencia.
Cuando escribimos esta columna aún no hay un veredicto final. En Brasil se conocieron los resultados de la primera vuelta casi al instante, mientras que en el caso de Lima éstos se están revelando más de 3 semanas después, justo en la víspera de la segunda ronda brasilera.

Sin embargo, la tendencia, que difícilmente se revierta, es que en el sillón municipal de Lima y en el presidencial de Brasilia sean electas, por primera vez en la historia, una dama, la cual, a su vez, sería de la centro izquierda: Susana Villarán y Dilma Rousseff, respectivamente.

Ambas socialdemócratas se sienten admiradoras de la saliente presidenta chilena Bachelet y mantienen afinidades políticas con la presidenta argentina Kirchner, aunque no tanto con la socialdemócrata de derecha Chinchilla de Costa Rica.
A las dos se les ha enrostrado lazos con la izquierda violenta. En el caso de Susana por ciertas fuerzas que le apoyaron, aunque ella siempre fue una ‘moderada’. En el caso de Dilma ella fue una guerrillera urbana que, tras cumplir condena por ‘terrorismo’, fue evolucionando hacia una izquierda legalista, al igual que el actual presidente uruguayo Mujica y el vicepresidente boliviano García.

Estas dos posibles ganadoras han tenido como rivales a otras dos fieras contrincantes. En Lima ha sido una lucha tenaz con la socialcristiana Lourdes Flores quien, por segunda vez en su carrera, ve que le descalifican en una elección tras un prolongado conteo de votos.

Desde que la Merkel se convirtió en la primera gobernante alemana, la democracia cristiana suramericana ha buscado querer revitalizarse levantando candidatas en Ecuador, Chile y Perú, pero ello no le ha dado aún ningún éxito.
El Partido Popular Cristiano de Flores siempre se centró en Lima. Quien esta vez falló en hacer que su lideresa Flores se convierta en la primera burgomaestre electa de ésta fue el mismo partido que nació para secundar a Luis Bedoya, quien en 1964-69 se convirtió en el primer alcalde electo de Lima substituyendo a la aristócrata Anita Fernandini de Naranjo (designada como la única alcaldesa limeña en 1963-64 por la junta militar) y compitiendo contra la esposa del ex dictador Odría.

En Brasil Dilma no alcanzó la presidencia en el primer turno debido a la emergencia de Marina Silva, una ex camarada y ministra de su mismo Partido de los Trabajadores, que logró un quinto de los votos. Este domingo 31, el hecho de que esta última no haya endosado a su rival Serra le allana el camino para ser la primera presidenta del mundo electa con unos 50 millones de votos.
Marina se ha convertido en la presidenciable mulata, verde y evangélica más votada de la historia y en un factor que presionará al nuevo gobierno y que se preparará para el 2,014.

Tanto Marina como Lourdes lograron mermar el electorado de sus adversarias planteando una posición más conservadora ante el aborto y los gays.
Dilma, al ganar, mantendrá y acentuará la actual política interna y externa del laborismo brasilero, mientras que Susana representa un giro tras un tercio de siglo de alcaldías limeñas del centro a la derecha, aunque sin llegar a protagonizar algún radicalismo similar el que tuvo Izquierda Unida, cuando en 1983-86 teniendo a Villarán en su equipo, gobernó Lima.

Noticias relacionadas

¿Intenta Israel expulsar a los palestinos de Cisjordania y Gaza?

¿Será Jerusalén la capital única e indivisible del Gran Israel?

Cuando la mentira es la norma

Zoido miente en el Senado

El desconcierto de Maroto

Mi entrega a las causas que considero justas han sido a cuenta de mi tiempo y de mi hacienda, sin esperar canongías

¿Quién cree en el acatamiento constitucional del nacionalismo?

“Este país siempre será nuestro” Ernest Maragall

Tozudas incertidumbres

Nos presentan demasiadas soluciones alternativas sin fundamento; es curioso ver sus procedencias, salud, política...
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris