Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Dias de borrasca  

El extranjero

David Alfageme
Redacción
martes, 11 de enero de 2005, 21:44 h (CET)
La semana pasada el gobierno, a travs del ministerio de trabajo, facilit los datos de inmigracin ilegal acaecida en Espa a durante el pasado ao. La cantidad de personas que entraron en nuestro pa s disminuy aproximadamente en un 20% respecto al 2003.

Cabe destacar, que tambi n ha disminudo el n mero de inmigrantes muertos por ahogarse, bien en el estrecho, bien en Canarias. A la vista de los datos, es innegable que los mecanismos y las fuerzas de seguridad destinados a frenar dicho fenmeno, est n consiguiendo los objetivos esperados.

Sin embargo la serie de medidas que se han ido aplicando todos estos aos, no s lo en Espaa, sino pr cticamente en todo el primero mundo, slo hacen que colocar parches, ya que el fen meno migratorio contina ah , y continuar mientras no se cambie el modo de afrontarlo. Esto implica la necesidad de actuar de manera diferente a como se ha hecho hasta ahora.

Nos empeamos en parar la inmigraci n es nuestros territorios, pero la nica forma de acabar totalmente con ella, es actuar en los pa ses de origen. Si yo viviera en Somalia, y me estuviera muriendo de hambre, y por la tele veo la calidad de vida que tienen en Europa, hara lo que fuera por ir all , an a riesgo de morir en el intento.

La nica solucin que, desde mi punto de vista, solucionar a el problema de raz, es eliminar las diferencias sociales y la pobreza existente en el tercer mundo, ya que si sus habitantes viven a un nivel adecuado, no se ver n en la necesidad de mejorar para sobrevivir, y por lo tanto no emigrarn como lo hacen ahora. Puede que sea una idea ut pica, pero es una solucin que acabar a de raz con la emigraci n. Claro que implicara un cambio radical de nuestra forma de pensar, y sobre todo, un cambio muy plausible de los poderes pol ticos y econmicos, que son los que mueven el mundo hoy d a.

Noticias relacionadas

Más papistas que el Papa

Enric Barrull Casals, Girona

La Europa imaginaria de Mas

Miguel Torres, Lérida

Las dos orillas del Mediterráneo

Juan García, Cáceres

Una de las asignaturas pendientes

Jesús Martínez Madrid, Salt (Girona)

Reasignación presupuestaria

José Justel, Sudamérica
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris